El líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Héctor Llaitul, valoró el anuncio del Ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien hoy viernes confirmó la autorización de Gendarmería para el traslado del machi Celestino Córdova a su rewe, luego que el consejo técnico de la institución diera luz verde a la petición de la autoridad mapuche.

“Es una buena noticia para el machi y para todo nuestro pueblo sobre todo desde la perspectiva de nuestros derechos políticos, culturales y religiosos. La petición del machi trasciende aspectos relacionados solo con beneficios penales y desde ese punto de vista valoramos el gesto del gobierno”, señaló Llaitul a The Clinic.

El machi mantenía una huelga de hambre seca al interior del Hospital Intercultural de Nueva Imperial que se había agravado en los últimos días. Córdova ya había depuesto una primera huelga de hambre líquida el 24 de abril pasado, retomando la medida de presión tras ser negada en aquella ocasión el permiso para renovar su rewe.

Cese de las acciones de violencia

La protesta del machi implicó un notorio aumento de los atentados en las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos en el sur del país. Algunas de estas acciones violentas, entre las que se encuentran la quema de maquinaria de empresas forestales, fueron adjudicadas por los llamados Órganos de Resistencia Territorial (ORT) de la CAM.

En tal sentido, el portavoz político de la organización anunció un cese de todas las “acciones de resistencia” en apoyo a la movilización de Córdova. “Como CAM anunciamos un cese de todas nuestras acciones de resistencia vinculadas a la petición del machi. Su petitorio fue atendido, es lo que esperábamos y es lo que ha sucedido”, subrayó Llaitul.

Operación Huracán

El dirigente mapuche valoró a su vez la decisión de la Corte de Apelaciones de Temuco que hoy viernes ordenó la prisión preventiva contra el general (R) Gonzalo Blu y Alex Smith, ambos formalizados por “asociación ilícita, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación” en el marco de la fallida Operación Huracán.

“Era lo esperable en materia penal porque estamos hablando de ilícitos graves cometidos por agentes del Estado. La prisión preventiva era la medida que habíamos solicitado desde un principio todos quienes fuimos víctimas de esta operación de inteligencia”, agregó a The Clinic.

Abiertos al diálogo

Según Llaitul, ambos hechos acontecidos hoy resultan “a favor de la causa mapuche” y generan condiciones favorables para un eventual diálogo político con el gobierno.

“Estamos ante un escenario propicio para un diálogo de alto nivel con aquellas autoridades que busquen una salida política y no necesariamente la vía policial. Como CAM queremos dialogar con el gobierno sobre temas sustanciales, referidos a nuestras demandas históricas como pueblo”, subrayó el portavoz.
“Hay condiciones, la voluntad de la CAM la hemos manifestado desde hace tiempo y estamos llanos a que nos den algunas coordenadas si existe el interés de las autoridades de transitar este camino”, agregó el dirigente, quien no descartó ampliar el cese del accionar de la CAM a la espera de un eventual diálogo con el gobierno.