El pasado 19 de agosto el Presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció la intención de crear el Museo por la Democracia. Controversia ha generado la propuesta de gobierno del mandatario, la cual se habría estado trabajando a puertas cerradas durante las últimas semanas y que busca conmemorar los 30 años del plebiscito que pusieron fin a la dictadura en Chile.

Tras el anuncio, personajes de Chile Vamos solicitaron incluir el asesinato del parlamentario UDI e ideólogo de la Constitución de 1980, Jaime Guzmán como parte de la exposición. Según consigno a La Tercera, el diputado del partido, Jorge Alessandri, Guzmán fue el “único senador asesinado en el ejercicio de su cargo y en democracia”, por lo que su bancada presentará la iniciativa ante el Ejecutivo.

Desde el oficialismo se cuestionó el momento en que el Presidente elegido para dar el anuncio, en el marco de la polémica por el ex Ministro de las Culturas, Las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas y sus declaraciones sobre el Museo de la Memoria. Aún así, Hernán Larraín Matte, Presidente de Evópoli, declaró a La Tercera que esta “es una oportunidad muy potente para hacer un espacio de reflexión con las luces y sombras que ha tenido nuestra democracia en toda la historia de Chile, desde los orígenes de nuestra República”.

Diversas acusaciones surgieron desde la oposición sobre el posible “empate” de la iniciativa, a lo que Alessandri respondió a La Tercera que “usted jamás podría empatar con la pena, con la tristeza de una persona que ha perdido un ser querido, jamás podría empatar con el exterminio, con las violaciones a los derechos humanos, obviamente que no. No es empatar, es solo poder valorar nuestra democracia”.