Desde oscuras menciones a un maletín lleno de dólares hasta acusaciones de robarse las propinas en cenas militares, pasando por amenazas veladas y otras no tanto. De todo hay en esta carta abierta firmada por el hijo del condenado general Contreras, Manuel Contreras Valdebenito, dirigida al actual comandante en jefe del ejército, el general Oscar Izurieta Ferrer.

DE DÓNDE SALE LA CARTA

La misiva ha sido publicada por el sitio “El Once de un Gran Mes”, que difunde habitualmente las circulares del movimiento “Chile Mi Patria” y declara que su motivación es luchar por la “libertad a los miembros de las fuerzas armadas (r) injustamente encarcelados, prisión a los terroristas y destitución a los jueces prevaricadores”.

Dicha página la mantiene Bernardita Huerta Dunsmore, viuda del periodista y escritor nacionalista Enrique Skinner (Radio Agricultura, El Mercurio) e hija del vicealmirante Ismael Huerta Díaz; primer canciller del gobierno de Pinochet a partir del 12 de septiembre de 1973, embajador suyo en la ONU y rector designado por los militares en la UTFSM. El vicealmirante Huerta es considerado habitualmente uno de los principales contactos de los golpistas con el gobierno de Richard Nixon. Como canciller publicitó en EEUU el actualmente desacreditado “Plan Z”, atribuido al gobierno allendista (un supuesto programa de asesinatos masivos de opositores a la Unidad Popular) y tuvo ocasión de reunirse con Henry Kissinger en febrero del 1974 en Ciudad de México.

LA CARTA

A continuación reproducimos la carta pública firmada por Manuel Contreras Valdebenito. El escrito se mantiene textual, salvo por diversas correcciones ortográficas y la eliminación (para comodidad de los lectores) de la mayúscula en que se encontraba originalmente publicado. En internet se entiende habitualmente el uso de la mayúscula en el cuerpo de un texto como una expresión de estridencia o grito por parte de quien escribe.

“A Oscar Izurieta:
Por si Ud. no lo sabe hoy jueves 13 de agosto de 2009 mi padre, general de brigada(r) del Ejército de Chile don Manuel Contreras Sepúlveda, prisionero en el Penal Cordillera fue llamado a interrogación por jueces que venían desde la ciudad de concepción a las 08:00 y al concurrir mi padre a la sala de interrogación sufrió una caída por cuanto ya no tiene sensibilidad en una de sus piernas (problema médico grave en la columna, 80 años de edad) golpeándose en su cabeza lo cual le produjo un traumatismo que lo dejó inconsciente por más de veinte minutos y fue llevado de urgencia al hospital militar donde se le suturó el golpe externo con seis puntos en su frente, y se encuentra con la presión sanguínea muy alta y tiene que ser auxiliado para poder caminar en estos momentos.

Se lo informo por cuanto Ud. se olvidó o ha querido olvidarse de él. Y se lo digo ya que su padre fue alumno de mi abuelo y mi padre alumno de su padre; además Ud. es compañero de curso de mi cuñado general (r), muy amigo de mi hermana, y fue asiduo visitante del hogar de mis padres en los años ‘70 y ‘80 en calle Príncipe de Gales, comuna de La Reina. ¿Se le olvida todo el cariño que le brindó mi madre en esos años y cómo atendió y ayudó a su suegra estos últimos años?

Eran buenos tiempos ¿no? Pero Ud. tenía problemas económicos, como todo capitán en aquellos años, y Ud. recordará que mi padre lo ayudó en dinero por medio de un “trabajo” (favor) que les hizo hacer a tres alumnos de la Academia de Guerra del ejército de la época para la empresa de seguridad privada que tenía mi padre. Fueron tres capitanes… ¿Se acuerda?

¿Se acuerda cuando le entregué un maletín con dólares en su casita, aquella cerca de Colón Alto una noche de 1981?

¿Se acuerda cuando me llamaba por teléfono esas noches de invierno y lluvia para que le fuera a buscar a su señora que trabajaba de vendedora en Avenida Irarrázaval?

¿Se acuerda una noche en que fuimos a cenar a un restorán varios amigos (yo con su cuñada) y Ud. tomó para sí la propina que todos habíamos dejado, y que su señora lo increpó por este hecho y que Ud. le dijo “con esto doy de comer a mis hijas”?

¿Se acuerda cuando se sacó una foto con Sebastián Piñera abrazándolo en Chiloé y luego uso el helicóptero del ejército para trasladar a sus invitados y posteriormente fue “retado” como un subalterno por la ministro de Defensa?

¿Quiere que publique las fotografías en que Ud. aparece en mi hogar paterno tanto de Santiago como de Santo Domingo de los años ‘80 donde aparece brindando junto a mi padre?

¿Se acuerda cuando Ud. firmó un documento junto a todos los oficiales de la Escuela Militar apoyando el golpe de estado que salvó al país en ese momento del marxismo?

¿Se acuerda el cariño que Ud. demostraba por el general Augusto Pinochet cuando le dijo “Ud. vuelve a ser cadete” y sin entender estos comentarios simpáticos de nuestro presidente Ud. le preguntó qué significaba?

Era que lo nombraba sub-director de la Escuela Militar. Todo un honor para un oficial de ejército. Y luego lo nombraría director del instituto.

¿Y se acuerda que en esa destinación, estando uno de mis cuñados también de oficial en el instituto castrense y viviendo mi hermana en una de las casas de aquella escuela, fue Ud. a darnos el “pésame” cuando mi padre fue condenado a siete años de cárcel en 1995?

¿Cómo lo pasó en sus destinaciones viviendo en EEUU e Inglaterra por más de cuatro años, alejándolo de Chile para poder llegar a comandante en jefe?

¿Se acuerda cuando dio de baja del ejército al nieto del presidente Pinochet por defender la historia de Chile para estar bien con la presidente?

¿Se acuerda cuando Ud. me reprochó en la casa de mi cuñado aquí en Santo Domingo por una carta que yo había enviado a la prensa donde desaprobaba la actuación pública y política del general Cheyre?

¿Se acuerda cuando en una reunión también de amigos y señoras, uno de sus compañeros de curso le enrostró en la cara su cobardía por su actuación con los prisioneros militares y que éste casi lo golpeó?

¿Se acuerda Ud. también que en estas reuniones de amistad acá en Santo Domingo y en casa de un general en retiro compartió con Guillermo Ibieta, hoy sospechoso de haber pagado coimas por las compras de los tanques Leopard….se acuerda?

¿Se acuerda cuando le solicité su ayuda por mi situación personal ya que no me dan trabajo por ser hijo y llamarme “Manuel Contreras” y Ud. no me contestó?

¿Y que el propio gobierno le pidió mis antecedentes a objeto de ver si era posible una jubilación ya que se las han otorgado a todos los ex terroristas y Ud. contestó que yo no calificaba para ello, dejándome hasta el día de hoy en una situación al borde la miseria económica?

¿Se acuerda cuando dijo que un oficial en retiro que hubiese sido condenado por “derechos humanos” no podía recibir honores fúnebres?

Le recomiendo que lea el artículo 93 del código penal por cuanto este determina que la responsabilidad penal termina con la muerte (en uno de varios casos) por lo que el fallecido deja de ser condenado y por lo mismo tiene todos los derechos militares que le corresponden.

¿Se acuerda que siendo Ud. comandante del regimiento de Temuco le dijo a mi amigo Eduardo Díaz Herrera “te quedaste en el pasado” cuando éste le solicitó que Ud. fuese más consecuente con la obra del gobierno militar?

¿Se acuerda cuando siendo comandante de la división de Concepción dijo ante la prensa que “había que pedir perdón en forma personal”?

¿Se acuerda Ud. cuando le dijo a una amiga en común que si debía “pasar por sobre un camarada” para ser comandante en jefe, lo haría?

Podría seguir enumerando varios recuerdos más pero me los voy a reservar para cuando llegue el momento preciso.

Cuanta diferencia hay entre tú “Cali” y tu hermana Beatriz, digna señora de un noble general en retiro y también digna hija de un ex comandante en jefe del Ejército de Chile.

Sólo te advierto que mi padre va a morir y si tú nada has hecho para aliviar el sufrimiento que vive por la crueldad de los marxistas que nos gobiernan…te las va a ver conmigo y en forma personal, Cali. Y pobre de tí si no eres soldado y hombre para otorgarle los honores fúnebres que como general de la República se merece, y sobre todo por haber cumplido su deber de combatir al terrorismo marxista para que tú hoy disfrutes de tu cargo y haber viajado por todo el planeta y tengas una patria en libertad….para tí, no para tus camaradas.

Manuel Contreras Valdebenito”