A fruncir el ano los momios: ¡Marx a la vista!

Acaba de publicarse una traducción chilena del primer tomo de la obra central de Carlos Marx, “El Capital”, que tras la reciente crisis económica se convirtió en uno de los libros más vendidos en Europa. Conversamos con uno de los traductores (el economista Hugo Fazio), publicamos un inquietante pasaje e invitamos a Tomás Moulian para que le pegara una actualizada al pensamiento marxista.

    Ilustración: Carlos Munita

A mediados de los años 80, la Editorial Progreso de Moscú le encargó al chileno Cristián Fazio que tradujera “El Capital” de Carlos Marx. Años después, Fazio publicó el primer tomo, “Proceso de producción del capital”, y alcanzó a terminar y entregar a la editorial, en 1990, el segundo tomo, pero lamentablemente éste no vio la luz porque, como se sabe, la URSS se cayó a pedazos y en su caer arrastró todo, incluida la Editorial Progreso y su pendiente publicación del segundo tomo.

Ahí quedó todo truncado hasta que hoy el sello chileno Lom reedita, revisado, el primer tomo, que fue, cabe recordar, el único que Marx vio publicado en su vida; los otros dos vieron la luz por gestión póstuma de su amigo Federico Engels.

Actualmente, el traductor Cristián Fazio pasa gran parte del año fuera de Chile, dedicado a otros menesteres, y nos recomendó que habláramos con su padre, el economista Hugo Fazio -vicepresidente del Banco Central durante la UP-, pues fue su colaborador y su editor en la traducción.

Hugo Fazio recuerda que el trabajo de traducción “debe haber durado su par de años” y que fue posible porque en ese entonces su hijo era estudiante universitario y podía traducir en sus horas disponibles. Y agrega que una gran ventaja para llevar a puerto la tarea fue que su hijo dominaba tanto el alemán como el español y que además había estudiado previamente la obra de Marx. Respecto al método de trabajo, Fazio cuenta que su hijo “iba traduciendo y escribiendo en un cuaderno, luego lo pasaba a máquina de escribir, porque no habían computadores, y finalmente yo entraba a trabajar en la traducción y le hacía observaciones”. Lamentablemente, cuenta Hugo Fazio, el segundo tomo traducido que le entregaron en 1990 a la Editorial Progreso hoy está perdido y no guardan ni siquiera un borrador.

¿Y el tercer y último tomo?
-Ese no se tradujo y tampoco se tiene pensado hacerlo. Es un trabajo muy grande, de mucho tiempo, que alguien tendría que contratar. Sería imposible hacerlo sólo por afición.

¿Qué aspecto de “El capital” subrayaría hoy?
-Todavía el mundo está viviendo una crisis económica que partió a mediados de 2007. Cuando se produce la crisis, la concepción de que la economía se equilibra por sí sola a través del funcionamiento del mercado demuestra no funcionar, pues el sistema requirió de la intervención estatal, que es lo contrario a la acción libre del mercado. Eso demuestra que la validez del pensamiento de Marx sigue siendo muy grande.

¿Es recomendable que los políticos chilenos, de la izquierda y la Concertación, lo lean?
-No sólo ellos, sino los políticos en general. “El capital” es un aporte al conocimiento de la humanidad muy grande, un desafío para cualquier persona intelectualmente interesada por los grandes problemas humanos. En Chile hay un gran retraso, que se produce porque acá se estudia poco “El capital”. Tú vas a las universidades chilenas y prácticamente es un texto no considerado porque predominan ambiciones fundamentalistas basadas en concepciones neoliberales. Es una visión absolutamente fragmentada del estudio de la economía. Nadie puede discutir que Marx es uno de los pensadores fundamentales de la historia de la humanidad.
_____
EL CAPITAL
Crítica de la economía política
Libro 1. Proceso de producción del capital
Carlos Marx
Lom Ediciones, 2010, 851 páginas.

The Clinic Newsletter
Comentarios