La Moneda decidió “por motivos de seguridad” cerrar a las visitas del público el salón donde murió el presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, durante el golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet. “No existe trasfondo político alguno” en la decisión de no incluir dentro del itinerario de visitas guiadas a la sede de Gobierno el salón donde, según la historia, se suicidó el presidente socialista, dijo a Efe el director administrativo del Palacio de La Moneda, Aldo Sabat.

Esta medida, que fue revelada por la edición chilena del semanario Le Monde Diplomatique, tiene lugar en momentos en que la Justicia chilena investiga las circunstancias en que se produjo la muerte del mandatario. “El Palacio de La Moneda alberga a la Presidencia de la República y a tres ministerios, por lo que es imposible llevar a mas de 400 personas diariamente por zonas que por seguridad están restringidas y que albergan oficinas y salas de reuniones”, detalló Sabat.

Al recalcar que la medida no tiene un cariz político, el director administrativo del palacio presidencial citó como ejemplo que durante la celebración del Día del Patrimonio -que tiene lugar el último domingo de mayo- unas 12.000 personas visitaron esa dependencia que ahora permanece cerrada al público. Además, La Moneda autoriza otro tipo de visitas no ordinarias, como la realizada el pasado 11 de septiembre -fecha en que se conmemora el golpe militar- por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

El conjunto del Salón Blanco “Presidente Allende”, unas dependencias que recrean el escenario donde el ex mandatario se suicidó, fue inaugurado por la ex presidenta Michelle Bachelet el 11 de septiembre de 2008. Un año después, y durante la celebración del aniversario número 36 del golpe militar de Pinochet, Bachelet hizo referencia a las “controversias” generadas por la inauguración de las dependencias de la segunda planta del Palacio de La Moneda en honor a Salvador Allende.

“Sé que interpreto a la gran mayoría cuando digo que este Salón Blanco será por siempre un lugar de encuentro, reflexión y aprendizaje para las futuras generaciones; un lugar que dirá con elocuencia que la libertad y la dignidad del ciudadano nunca más se perderá en Chile”, declaró en aquella ocasión Bachelet.

Ver más: Gobierno descarta presentar querella por muerte de ex presidente Allende