Alrededor de un 30 % de la fuerza militar del dictador Muamar el Gadafi ha sido destruida desde el inicio de la intervención internacional en Libia. La cifra incluye los ataques de la coalición liderada por Reino Unido, Francia y Estados Unidos, como los desarrollados por la propia Alianza desde que asumió el mando de la misión.
“El análisis es que hemos eliminado el 30 % de la capacidad militar de Gadafi”, dijo en una rueda de prensa el general Mark van Uhm, jefe de operaciones en el cuartel general de la OTAN para Europa.

La cifra fue trasladada hoy a los embajadores de la Alianza por el teniente general canadiense Charles Bouchard, que dirige las operaciones en Libia, explicó Van Uhm.

Desde que asumió el control total de las operaciones, los aviones de la OTAN ya han llevado a cabo un total de 851 salidas, 334 de las cuales ofensivas, aunque no en todas se llegó a disparar. Ayer, el total ascendió a 150 y en 14 de ellas se usó munición.

Varios de esos ataques se produjeron en el área de Misrata, en el oeste de Libia, y en Brega, el enclave petrolífero donde permanece fijada la línea del frente. Según Van Uhm, el “ritmo” de las acciones aliadas se mantiene en comparación con el que desarrolló la coalición en un principio, aunque la “situación ha evolucionado” y los “objetivos han cambiado”.

Una de esas variaciones, relató, es el cambio de estrategia por parte de Gadafi, que ahora utiliza principalmente vehículos ligeros para trasladar a sus tropas a las zonas de combate, escondiendo los tanques y otros equipos pesados en áreas urbanas y utilizando escudos humanos para protegerlos de los ataques de la OTAN.