Luego del cónclave que sostuvo la cúpula de la Iglesia en Punta de Tralca liderado por el Arzobispo Ricardo Ezzati, la iglesia entregó un mensaje donde asumen la culpa por la lentitud y poca reacción con que han actuado respecto de las constantes acusaciones de abusos por parte de sacerdotes.

En la declaración, leída por el obispo auxiliar de Valparaíso Santiago Silva, hacen un mea culpa respecto al manejo de las denuncias de abusos contra sacerdotes católicos. “Expresamos nuestros profundo dolor por los casos pasados y recientes de abusos de menores y jóvenes, cometidos por miembros del clero y personas consagradas, reconocemos que no siempre hemos reaccionado con prontitud y eficacia ante las denuncias” declaró Silva.

En esta segunda declaración, luego que ayer el círculo cercano de Fernando Karadima le quitara el apoyo al cuestionado cura de El Bosque, la cúpula de la Iglesia dice manifestar su cercanía con las familias de las víctimas y les pidieron perdón.

Al finalizar el comunicado el Obispo Silva hizo un llamado de atención a quienes han sido acusados por abusos, “a los sacerdotes que han fallado a su compromiso y han causado daño a otros, les exhortamos a hacer un examen de conciencia personal y a responder de sus actos delante de Dios, de la sociedad y de sus superiores”.