RN y UDI en concubinato contra matrimonio homosexual


Foto: Agencia Uno

El secretario general de RN, Mario Desbordes, manifestó este jueves que “hay consenso con la UDI en que el matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer”, pero se mostró partidario del proyecto Acuerdo de Vida en Común (AVC).

Agregó que, “en lo personal, el proyecto del ex senador (Andrés) Allamand es bastante completo. Somos varias personas en Renovación Nacional que sentimos que esta iniciativa es una buena propuesta”.

El dirigente abordó esta iniciativa con Luis Larraín, rostro gay de la franja televisiva de la campaña presidencial de Sebastián Piñera.

Desbordes dijo que en el partido “hemos decidido desde hace varios meses dejar en libertad de acción a nuestros parlamentarios, para que aquellos que quieran aprobar este proyecto, lo hagan con toda la tranquilidad del mundo, y aquellos que no estén de acuerdo, tengan su derecho a rechazarlo. Siempre en ambiente de tolerancia y diversidad”.

De todos modos, destacó que en la colectividad “existe una postura de que es importante legislar a favor de las parejas de hecho. Hay parejas que tienen situaciones extraordinariamente complejas, por no existir una ley que los ampare. Hay parlamentarios que no están de acuerdo con el proyecto presentado y otros que sí”.

En tanto, Larraín valoró la instancia de diálogo y manifestó que “mientras haya un avance dentro del Gobierno en relación a este tema es favorable. Me parece excelente esta diversidad del Gobierno y eso demuestra que ese mito de lo que es la derecha y lo que es la izquierda se van derribando”.

Por su parte, el senador Pablo Longueira (UDI) volvió a enfatizar su postura respecto del matrimonio entre personas del mismo sexo, en medio del debate por el proyecto anunciado por el Gobierno para regular las uniones de hecho.
“No soy partidario de llevar la relación homosexual al matrimonio”, sostuvo.

“Solucionemos el tema de la relación homosexual, los problemas derivados de esa relación, y conservemos el matrimonio civil para lo heterosexual. Jurídicamente, desde el punto de vista civil, no religioso. No me aproximo al punto de vista religioso”, expresó Longueira a radio Zero agregando que cree que “la inmensa mayoría piensa así”.
“Qué les importa a los homosexuales que se haga otra figura jurídica. El matrimonio civil es una figura jurídica para un hombre y una mujer, que generan hijos, y hay una consecuencia de ese matrimonio civil”, recalcó.

El legislador tampoco se mostró a favor de permitir que parejas del mismo sexo adopten para convertirse en padres.
A esto se suman las declaraciones vertidas el miércoles por el senador de la Democracia Cristiana Patricio Walker, quien afirmó que se puede legislar, pero “dejando en claro que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. El matrimonio tiene una importancia social”.

“Las parejas que son del mismo sexo hoy no tienen ninguna opción, ni notario ni registro civil, ni escritura pública, ni nada. Hoy están debajo de la alfombra, y eso es una situación que no es deseable”, manifiesta.
Por otra parte, el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke entró al debate y se convirtió en el primer ministro en mostrarse partidario del matrimonio homosexual.

En entrevista con el Canal 24 Horas, dijo que “está” a favor de la unión civil entre personas del mismo sexo y que “evidentemente hay que legislar sobre el tema incluyendo a las parejas de hecho heterosexuales”.

“Hay que establecer bien si el matrimonio es un derecho que se da a algunos o un acuerdo entre partes. Tengo la impresión de que es un acuerdo entre partes. La fe de cada uno.. es un asunto personal”, señaló, agregando que la sexualidad de las personas “es un problema de carácter civil, el Estado no debiera mediar en eso”.

Respecto de su experiencia, explicó que ésta casado y que le gusta el matrimonio. “Pero también tengo amigos míos, parejas gay, que son bien avenidos y han decidido vivir una vida juntos y que deben tener derechos civiles también”.

“Si se sacraliza las palabras, está bien, puede no ser exactamente un matrimonio, pero tiene que ser una fórmula que permita que la sociedad los reconozca, me parece obvio y evidente”, finalizó.

El proyecto original fue presentado por el ex senador Andrés Allamand antes de asumir en la caretera de Defensa y como dato rosa al debate, su hija se casa con una mujer.

Se trata del final del culebrón “Infiltradas” de Chilevisión, donde la actriz Ignacia Allamand interpreta el papel de una lesbiana que contrae matrimonio con el personaje encarnado por Marcela del Valle.

Según reportes de prensa, el equipo de producción de la teleserie intentó crear una escena natural y romámtica entre los personajes Nina (Allamand) y Macarena (Del Valle).

Comentarios