“Es tan grave como robar un cajero automático”