Forenses lograron identificar los restos de un campesino desaparecido en 1973 tras haber sido detenido junto a otros opositores a la dictadura de Augusto Pinochet al sur de Santiago, informaron hoy fuentes judiciales.

El juez Héctor Solís, de la Corte de Apelaciones de San Miguel, se reunió con los familiares de Ramón Alfredo Capetillo Mora, que tenía 25 años cuando desapareció, para informarles de la identificación y proceder después a la entrega de los restos.

Capetillo Mora formaba parte de un grupo de 70 personas que fueron detenidas el 8 de octubre de 1973 en la localidad de Paine, a 50 kilómetros de Santiago.

En 2007 se supo que los detenidos, que fueron entregados a la Escuela de Infantería del Ejército, fueron masacrados cerca del Lago Rapel, a unos 130 kilómetros al suroeste de la capital chilena.

En el curso del proceso se estableció que en 1978 los cadáveres fueron exhumados ilegalmente y probablemente lanzados al mar, en lo que se conoció como la operación “Retiro de televisores”, ordenada por Pinochet para ocultar los crímenes de su régimen.

Por ese motivo los expertos debieron trabajar con fragmentos de huesos, restos de ropa y algunos objetos personales encontrados en el lugar de la masacre.

Pese a las dificultades, en un trabajo conjunto del Servicio Médico Legal (SML) de Chile y de un laboratorio de la Universidad austríaca de Innsbruck, se logró identificar el año pasado a una docena de personas, a las que ahora se suma Capetillo Mora.

Según la investigación judicial, la orden de asesinar a los campesinos provino de los máximos responsables de la Escuela de Infantería, los coroneles Leonel König y Pedro Montalba, ya fallecidos, aunque están procesados un excoronel, seis carabineros y un civil.

Según informes oficiales, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en Chile murieron más de 3.000 personas, entre ellos 1.297 detenidos desaparecidos.