Ha sido lo más doloroso en mi vida de obispo