Con la inclusión de dos alumnas del Liceo Darío Salas a una huelga de hambre pacífica, ya son 10 los estudiantes secundarios que permanecen en esa instancia a nivel nacional y podrían venir más. Según el vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, Rodrigo Rivera, hay indicios que otros alumnos, específicamente de Temuco, están evaluando sumarse a los ocho compañeros del Liceo A-131 de Buin y Santiago que intentan ejercer presión de esa forma al gobierno.

“Los compañeros son libres de tomar las medidas que estimen convenientes para demostrar su descontento. Esto va a seguir así mientras no respondan. Han hecho llamados al diálogo y nosotros siempre vamos a estar dispuestos cuando ellos nos den garantías y no con las ambigüedades que ellos han hecho alusión hasta el momento”, dijo el vocero de la Femes, Freddy Fuentes.

Ayer en la tarde, luego de culminar la primera de cinco jornadas de Asamblea Nacional que llevarán a cabo los secundarios hasta el domingo, los voceros culparon al gobierno de llevar a los estudiantes a tomar estas medidas y se mostraron dispuestos a dialogar una vez que se pronuncien sobre los temas que vienen planteando hace más de un mes y medio.

“Las autoridades han sido incapaces de responder nuestras demandas y más se han dedicado a ningunear el movimiento, a hacer juegos políticos y de farándula que dar respuestas en concreto. Nosotros vamos a seguir movilizados, las tomas no se van a bajar”, dijo Freddy.

Por su parte, el debutante ministro de Educación, Felipe Bulnes, que ayer visitó el Congreso y aprovechó de despachar la Ley del Bullying -fruto de su antecesor- para su votación en sala, hizo un llamado a “entrar en razón”.

“Lo último que necesitamos ahora son huelgas, son marchas, son tomas, lo que viene ahora es el diálogo. Respecto a los jóvenes en huelga, yo hago un llamado a sus padres, para que los llamen a la racionalidad. No es ese el camino que nos va a llevar a las soluciones”, dijo, quien recordó que si siguen en esa postura perderán el año escolar.

Según los dirigentes secundarios, en total son más de 700 los colegios movilizados a nivel nacional, de los cuales un 90% se encuentra en toma. Además, hicieron un llamado a terminar con las presiones a bajar las

“Hay denuncias de amenazas de expulsión a alumnos que no quieren bajar sus tomas. Nosotros rechazamos cualquier tipo de represión, psicológica o física y llamamos a los estudiantes a informarse y no bajar los brazos”. Para ello comenzaron a difundir un tríptico con recomendaciones para los estudiantes movilizados que pueden descargar desde acá.