Las contradicciones de Bulnes después del primer diálogo con los estudiantes

En una compleja, reñida y tensa reunión preparativa para una mesa de diálogo entre estudiantes y el gobierno, el ministro de Educación volvió a insistir en que universitarios y escolares vuelvan a clases para llevar adelante “la madre de todas las batallas”. Visto como una jugada estratégica para desinflar el movimiento, los dirigentes estudiantiles no le hicieron caso, llamaron a una nueva marcha la próxima semana y lograron instalar como primer tema en debate la gratuidad de la educación en todos sus niveles, algo que ni siquiera aparecía contemplado en el cronograma que hace un mes les propuso la administración Piñera.

“Respetamos plenamente el derecho a manifestación y movilizaciones en la medida en que sean en un contexto pacífico”, dijo el ministro de Educación, Felipe Bulnes, ayer tras salir de la primera instancia de diálogo para preparar mesas de trabajo con los estudiantes. Lo dijo, poco antes de explicar que su “gran mensaje” fue el de tratar de compatibilizar las movilizaciones con la vuelta a clases, ante la preocupación que comparten con el Consejo de Rectores sobre el futuro de las universidades.

Sin embargo, en la cita al interior del Mineduc -que se prolongó por poco más de dos horas- habló de otro tipo de mensaje. Uno más directo y distinto a lo que venían acordando hace unas semanas y que puso sobre la mesa del ministerio una nueva condición para iniciar las mesas de trabajo: dejar las tomas, no seguir marchando y volver a clases. Una condición que, por cierto, los dirigentes no aceptaron.

“Lamentablemente al iniciar las conversaciones nos encontramos con varias trabas”, dijo Camila Vallejo, minutos después de salir de la reunión. Esas trabas a las que aludía Vallejo ya las había comentado José Ancalao, werkén de la Femae y miembro de la mesa ejecutiva de la Confech, en su cuenta de twitter durante la misma.

Después de pedir una aclaración del comunicado oficial emanado por la Confech el martes en la noche, Bulnes le pidió a los universitarios echar pié atrás y comenzar las mesas de trabajo reanudando el segundo semestre, algo que no ayudó a la conversación porque los universitarios lo entendieron como una falta a lo que les había prometido días anteriores.

Por eso reafirmaron el llamado a nuevas marchas, específicamente a la del próximo jueves 6 de octubre. Pero ese era sólo una traba.

Presupuesto para todos

La segunda traba fue la de transparentar el presupuesto. Los estudiantes dijeron en la semana que el propio ministro Bulnes, en una reunión formal con ellos, se los había prometido. Ellos, como demandantes de mejoras en el sistema educacional, tendrían acceso a la glosa del financiamiento propuesto por el gobierno para educación para el próximo año, antes que los demás ciudadanos. Pero otra vez no cumplió con su palabra.

“Primero vamos a conocer la ley de presupuesto”, dijo el presidente de la Feuc, Giorgio Jackson, apenas unos minutos antes que el Presidente Piñera lo dijera en cadena nacional para todo el país, sin antes haber llegado a los 18 asistentes a la cita de ayer en el Mineduc.

Según fuentes al interior de la Confech, ellos apuntaron hacia el presupuesto para medir la voluntad real del Ejecutivo de comenzar a instalar mejoras desde el próximo año y para saber si la causa “noble y justa” de la que habló el presidente Piñera en la ONU la semana pasada se vería reflejada en la billetera institucional del 2012.

De eso, supieron igual que como todos los mortales, cuando el Mandatario le comunicó a Chile ayer a las 21:00 horas que tendremos el presupuesto en Educación “más grande de nuestra historia”, que contempla más de 11 mil millones de pesos. Sin embargo, la Confech decidió igual pasar a integrar una mesa de trabajo para debatir sobre la gratuidad en todos los niveles de educación, la que comenzará el próximo miércoles en el mismo Mineduc.

Diálogo y represión

Una de las primeras intervenciones de los dirigentes secundarios que asistieron a la cita con el ministro Bulnes -incluídos los dos representantes de la Aces, que debutaron en estas lides- fue sobre la represión que sufrían sus compañeros. Junto a lo ocurrido alrededor del mediodía en Santiago, tras el abrupto término de la marcha que transitaba por avenida Blanco Encalada sin destino final, los escolares reclamaron por una violenta irrupción de Carabineros en el Instituto Nacional, sufrida mientras ellos conversaban con el ministro de Educación.

De la misma forma, los universitarios se enteraron que más o menos a la misma hora, en Temuco, el hogar mapuche Pelontuwe era allanado ilegalmente por carabineros. Sin orden judicial y usando balas de verdad en vez de balines, según explicó José Ancalao. ¿La razón? El contexto de las movilizaciones, y no mucho más que eso, según denunciaron sus propios dirigentes.

Y aunque no es de directa incumbencia del ministro Bulnes, los estudiantes le plantearon su preocupación por eso y le pidieron, como representante del gobierno, asumir una sola posición. “Aquí se habla de un ánimo real para generar un diálogo, pero en las afueras de esta reunión, en varias partes de Chile, la violencia policial ha sido tremenda”, sostuvo uno de los voceros nacionales de la Cones, Rodrigo Rivera.

El mismo dirigente secundario agregó que le plantearon con gran preocupación al ministro esa situación y señaló que verían cuál es la verdadera voluntad del gobierno “para llegar a un diálogo sin condiciones, sin trabas, porque al final a nosotros nos proyectan algo dentro de una sala, pero en las calles nuestros compañeros, a los que nosotros representamos, se les da otra cosa”.

Lo que sí dijo el ministro en la conferencia de prensa fue que no recalendizaría el año académico, algo que pedían los estudiantes. De esta forma, el último día para poner las notas del primer semestre sigue siendo el próximo viernes 7 de octubre y el año de los estudiantes secundarios seguirá en veremos.

Sin embargo, el primer tema que conversarán los actores movilizados (estudiantes secundarios, universitarios y profesores) con el Mineduc será la gratuidad de la educación, un tema que no aparecía ni en las cómicas del cronograma ofrecido por Bulnes a principios de septiembre.

Sobre es punto, el ministro comentó que ellos ya habían hecho y que habrá un “intercambio de opiniones” la próxima semana. Punto para el movimiento educacional, que llevará una propuesta universitaria bajo el brazo y dos para la escolar, en la que se vislumbra una larga mesa de diálogo con la administración Piñera.

The Clinic Newsletter
Comentarios