Vale Roth: la nueva amiguita de la Selección Nacional

El video se llama “sexy perro gato Vale Roth”.

En él, Vale Roth es un sexy perro gato. Perro, porque sus rodillas de Vale Roth están apoyadas en el suelo, sus manos están apoyadas en el suelo y hace un movimiento indecible -las palabras a veces no alcanzan para ciertas cosas- pero que puede verse acá:


El baile no es muy gato, a menos que a un gato en agosto le guste agitarse al lado de una botella de champaña en una discoteca vestida con una polera larga/vestido corto y unos short/calzones.

El video se llama “Kenita Larraín debuta de cantante Fruto Prohibido” y Kenita Larraín no está en una disco, está en TVN; no está casi en pelota, está vestida de dorado; no está siendo un sexy perro gato, si no que cantando -ahora es cantante- y hasta un tipo que le compone las canciones tiene, porque Kenita Larraín se lo toma en serio, se toma en serio, como lo dijo -alguna vez- Rocío Marengo, hablando de otra cosa pero que viene a ser lo mismo:

-Yo no me considero una turra por hacer el koala, en todo caso prefiero eso a hacerme la seria y después acostarme con el primero que se me cruce.

Pero esto no se trata de Kenita. Se trata de por qué Vale Roth, la nueva amiga, musa, fuente de inspiración, etc, etc de la selección chilena es mejor que Kenita, su antecesora en el rol de amiga, musa, fuente de inspiración, etc, etc de la selección chilena.

Espiritualmente mejor, éticamente mejor, mejor perro-gato porque el perro-gato versus la carrera de cantante de traje dorado es lo que las separa.

Porque Vale Roth no se toma en serio y puede decir hueás que suenan a hueás como: “Soy fan del cuerpo de Mauro” -diario La Cuarta- y no hueás que intentan no sonar a hueás como:

“Nuestra relación es más sólida después de lo que hemos pasado” (Kenita hablando de Nabih Chadud)

“Los mineros le deben la vida a Piñera” (Kenita hablando de los mineros)

A Kenita Larraín no le gusta opinar de política. La modelo se considera de centro, y a su juicio “todos los extremos son malos”. Así, sostuvo que la actual administración tiene aspectos buenos y malos (periodista hablando de Kenita)

Y porque al buscar Vale Roth + wikipedia sale (en el wikipedia de Yingo): “El 18 de febrero de 2009, Valentina Roth fue sacada del programa en el día de su cumpleaños, por una crisis de pánico, e inventaron que lo hicieron porque quedó embarazada, siendo esto desmentido por ella”.

En cambio, al buscar Kenita Larraín + wikipedia sale: “Hija de Mario Larraín Corssen y Patricia Calderón Terán, María Eugenia es bisnieta de Ricardo Larraín Bravo, el arquitecto que construyó la Basílica del Santísimo Sacramento, y por lo tanto desciende del primer marqués de Larraín, por lo que se le puede considerar parte de la aristocracia chilena. Larraín tiene un hermano gemelo de nombre Mario, con quien participó del reality show chileno Pelotón III”.

Y porque Vale Roth se ha zampado a toda la farándula clase Z -la mejor, la más asumida, la que cacha que la farándula es eso no más: un ratito de performance- al Potro Cabrera, a Canessa, al Chapu, a Kike acuña, a Juan Pablo Úbeda (y se tatuó su nombre) y a un montoncito más, incontable como la arena, mientras Kenita mira al cielo, mira a México y apunta a clase A -la caída al infierno con Nabih Chadud sólo podía ser redimida por alguien como Luis Miguel-, vuelve a mirar al cielo y no dice garabatos nunca, como una especie de Dominique Gallego haciéndose la dama en 40 o 20 cuando Vale Roth es una especie de Daniela Aránguiz diciendo sobre Roxana Muñoz:

-Es verdad que yo la tiré de una escalera para abajo.

Y porque sale en Bienvenidos -si lo dice Cañiulef que lo dice Queraltó tiene que ser verdad- que mientras Alexis Sánchez y Vale Roth hacían cosas triple equis, Alexis tenía a dos amiguitos escondidos encargados de grabarlo todo pero que no supieron estar suficientemente callados como para que Valentina Roth no se diera cuenta, y porque se intoxica -a cualquiera le puede pasar- con alcohol para el dieciocho de septiembre y termina en la clínica y a veces está cesante, y porque tiene veinte años y no ha terminado el colegio, y sale en esos fotologs que perfectamente podrían llamarse chunchitadecorazon con una polera de la U amarrada hasta el ombligo, y porque aparece en SQP en notas al estilo -esto también a cualquiera le puede pasar- “Vale Roth le debe treinta lucas a la vieja del kiosco de la esquina”, y porque su papá le barsea y vende su vida en la tele.

Y porque, al final, uno puede decir que amamos a Vale Roth por ese lugar bien común de que todos somos Vale Roth, aunque no es exactamente eso, sino -más bien- es que si uno fuera de la farándula seguro que andaría a lo perro-gato, más intoxicado de alcohol para el dieciocho de septiembre que con Luis Miguel en alguna playa de ésas de agüita clara y arena blanquísima. En el fondo, andaría más honesto. En el fondo fondo, pasándolo mejor.

The Clinic Newsletter
Comentarios