Los ministros de Economía, Pablo Longueira y de Desarrollo Social, Joaquín Lavín, dieron a conocer el impacto que el caso de supuesta colusión de las empresas avícolas tiene en la canasta básica.

Lavín explicó que para el quintil de menores ingresos, el pollo ocupa el cuarto lugar en importancia tras el pan, la carne de vacuno y las bebidas gaseosas, lo que se suma a que estas familias dedican el 36% de sus ingresos a alimentos.

“Esto significa que el mercado del pollo es especialmente sensible y relevante para los sectores de menores recursos”, sostuvo agregando que “en términos proporcionales, el consumo de pollo es cinco veces mayor en los hogares más pobres en relación a los hogares más ricos”.

El secretario de Estado manifestó que lo que se requiere es que exista “un mercado competitivo en el pollo, que se refleje en precios más favorables en las familias de menores ingresos”.

Por su parte, Longueira destacó que “la libre competencia en Chile es fundamental”, agregando que las investigaciones van a continuar, “especialmente en los mercados de productos más importantes para el consumo masivo de las familias más pobres el país”.

Conflicto de interés

El vocero de gobierno, Andrés Chadwick, fue consultado sobre el posible conflicto que podría surgir en la investigación de la Fiscalía Nacional Económica por el denominado “Cartel de los pollos” debido a que uno de los hijos del mandatario, Sebastián Piñera Morel, se casará con Carmen Ariztía, nieta de Manuel Ariztía, dueño de una de las empresas denunciadas e investigadas por la entidad estatal.

Al respecto, el vocero explicó: “el gobierno está comprometido a fondo, y el propio Presidente lo ha dicho desde el primer momento, con la defensa de los derechos de los consumidores y la plena transparencia en el correcto funcionamiento de los mercados”.