Imagen Flickr Sólo Aves

Una mujer de 77 años presentó una denuncia (y pedido de detención) de un gavilán pollero propiedad de un almacenero, y por transformar en almohadón desplumado a su loro Pedrito.

Así lo consignó hoy el diario Página 12 y sobre el conmovedor hecho enunciad ante la Comisaría 30ª de San José de Metán. La denuncia fue presentada por Luisa Elvira Fernández, de 77 años, tutora o encargada de la víctima Pedrito, según trascendió de fuentes tribunalicias. El Sergio fiscal Castellanos, sin dejarse presionar por el boca en boca vecinal, sin siquiera enviar al escenario del crimen aunque fuera un perito ornitólogo que analizara huellas, complicidades, arma ornitocida e incluso móviles del crimen, dispuso archivar la causa sin más.

La ausencia de medidas cautelares o punitivas contra el avechucho homicida provocó consternación en la tutora o encargada, que decidió arremeter contra la costumbre de las ventanas giratorias de la Justicia. Una semana más tarde del horrible final de Pedrito, Fernández se presentó en las dependencias tribunalicias y aportó aquello que la Justicia le había negado: dos testigos, cuyos nombres no serán proporcionados, y que según allegados a los familiares de la víctima aportaron una serie de datos que apuntaban indudablemente, según estas mismas fuentes, hacia el presunto psitacidacida, el gavilán pollero, o Accipiter nisus para los expertos.

“Pedrito no volaba, solamente caminaba o daba saltitos –declaró la denunciante– de un palito a otro, de un hombro a otro, de la mesa al respaldo de la silla, pero no volaba”. Entonces, es de imaginar el horroroso final de la víctima cual video de depredadores, huyendo de palito en respaldo mientras el presunto depredador ornitocida lo atacaba sin necesidad, artero, a picotazo limpio en vida, desde el aire, agregó Página 12.