Consejo de Defensa del Estado evalúa demanda civil contra israelí acusado de incendio en Torres del Paine

El organismo le encargó al Comité Tributario-Medioambiental que analice los antecedentes antes de presentar un libelo ante los tribunales civiles. Uno de los consejeros explicó a The Clinic Online que lo más probable, aunque no es definitivo aún, es que se haga extensiva, solidariamente, en contra del Estado de Israel. “Está claro que un mochilero, a menos que sea multimillonario, no tiene plata para pagar la suma que el consejo va a pedir para indemnizar el daño causado en esa zona de Magallanes”, dijo.

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) evalúa presentar una demanda civil en contra de Rotem Singe, de 23 años, hasta ahora el único imputado de ser el autor del voraz incendio que afectó al Parque Nacional Torres del Paine en enero pasado y que consumió más de 20 mil hectáreas.

La decisión del organismo quedó plasmada en un reciente acuerdo del pleno que ordenó al Comité Tributario-Medioambiental que analice y emita una opinión antes de presentar la acción legal en los tribunales civiles.

Uno de los consejeros del CDE, explicó a The Clinic Online que la decisión de demandar podría conocerse en marzo. Al respecto, indicó que si bien podría ir dirigida en contra de Singe, lo más probable, aunque no es definitivo, es que se haga extensiva, solidariamente, en contra del Estado de Israel. “Está claro que un mochilero, a menos que sea multimillonario, no tiene plata para pagar la suma que el consejo va a pedir para indemnizar el daño causado en esa zona de Magallanes”, dijo.

Distinto, pero igual

Esta no es la primera vez que el CDE presenta un libelo de esta naturaleza por hechos similares. En 2005 hizo lo propio en contra del ciudadano checo Jiri Smitak, quien provocó el fuego en el mismo parque, donde se quemaron más de 15 mil hectáreas.

En aquella oportunidad, Smitak pudo abandonar el país previo pago de de una multa ridícula, por lo que la demanda del CDE presentada en la justicia puntarenense buscó que no sólo la persona respondiera, sino también el país donde pertenece el acusado. Hasta ahora sigue sin novedad.

Versiones y no pruebas

En el caso Rotem Singe las cosas son diferentes. El israelita se encuentra con arraigo, por lo que no puede abandonar el territorio nacional.

Hasta ahora solo dos mochileras de su misma nacionalidad sostuvieron que Singe sería el autor del fuego, basadas en que habría quemado el papel confort después de una “urgencia”; otro de sus compañeros, en cambio, asegura que la policía de montó una trampa, misma versión que mantiene el imputado.

Si bien es cierto en su oportunidad trascendió que Singe había confesado, la misma fiscalía le explicó al diario La Tercera, que el sujeto se acogió al derecho de guardar silencio y que el fiscal Ivan Vidal lo formalizó sin tener pruebas formales, sólo basado en la facultad que le otorga la ley.

La defensora de Singe, María Fernanda Benavides, ha sostenido, tanto ante el tribunal de garantía como públicamente, que su cliente es inocente de los cargos que se le imputan y que la evidencia que posee el Ministerio Público sólo se basa en declaraciones, lo que no es suficiente para el estándar de la prueba que requiere la justicia para condenar.

Actualmente, en Chile la pena para un incendio de estas características no supera los 61 días de presidio que para el caso de Singe, sería remitida y podría abandonar el país sin problemas. Por lo tanto, si es condenado debería pagar, como multa máxima la suma de $ 1,5 millones, es decir, cerca de 40 UTM.

The Clinic Newsletter
Comentarios