A menos de 24 horas de estallada la polémica de Cristián Boza, ahora ex decano de Arquitectura de la Universidad San Sebastián, el autodenominado sofisticado profesional emitió un comunicado público pidiendo perdón a los estudiantes que pudiera haber ofendido y los llamó a usar asumir la falta de cultura como “un desafío y no un estigma”.

“Si he ofendido a los jóvenes que batallan día a día por lograr sus objetivos les pido perdón; si sus padres se han sentido insultados por la falta de delicadeza de mis palabras les pido perdón. No he pretendido nunca denostar a estudiantes y familias que han hecho de la educación su mayor herramienta de cambio”, dice el comunicado.

Además, agregó que “ser hijo de un trabajador, camionero o cualquier otro oficio y estar en la Universidad, es un orgullo para los jóvenes y sus padres. Creo que asumir la falta de cultura es un desafío y no un estigma. Que pertenecer a eso que los sociólogos denominan C2, C3 o cualquier otra calificación, es sinónimo de emprendimiento y superación”.

Asimismo, el arquitecto que pretende hacer el Mapocho Navegable y que integra la comisión de Desarrollo Urbano creada por el gobierno, aclara en la declaración “que “sofisticado” proviene del griego: de sofismo. El origen es “sophos”, es decir sabio. Sofisticado es aquel que ha hecho de la sabiduría un alimento. Hoy me quejo de mi falta de sabiduría al declarar aquello por lo que se me juzga”.

Junto a eso, Boza señala que “la torpeza de mi expresión no puede ocultar el fondo del problema” e reconoció su “derecho a exigir más del sistema, de sus colegios y de sus educadores. Tienen derecho a ser la primera generación universitaria de sus familias y sentirse orgullosos de ello. Deben saber donde están las carencias, hacerlas conscientes y no resignarse”.

Lee aquí la declaración completa.

cristian_boza___declaracion_publica_1