No es una cruel alegoría del destino pero se le parece. Resulta que hace un mes, mientras se limpiaba el subterráneo de la antigua sede del Partido Radical, que fue arrendado por el bar The Clinic para ampliar sus dependencias, apareció entremedio de escombros, botellas y papeles el ánfora perdida de un antiguo militante: Benedicto Basly Adams. Nadie sabe de cuándo es la data del hallazgo pero, según trascendidos, se trataría de un alto funcionario de la Dirección de Deportes del Estado a fi nes de los años sesenta. El bar The Clinic hace un llamado para que sus familiares acudan a buscar los restos del olvidado difunto y beban algún brebaje en su honor.