Subdirector jurídico del SII defendió a A. Edwards en millonario juicio por impuestos

El dueño de El Mercurio está embarcado en un litigio judicial contra el fisco por no pagar poco más de 200 millones de pesos al SII. El caso lleva cuatro años, acaba de ser postergado seis meses más y el Consejo de Defensa del Estado se hizo parte. El abogado que asesoró al empresario periodístico en el inicio de la causa es el actual subdirector del SII, que participó de la millonaria condonación a la multitienda Johnson´s: Mario Vila.

En el fundo Loncopán, en la zona de Futrono, X Región, se ubica el criadero de los fina sangre corraleros del empresario periodístico Agustín Edwards Eastman cuya actividad, junto con la navegación, figura como una de sus principales pasiones. La tranquilidad de su predio, sin embargo, se vio interrumpida en abril del año 2008, cuando apareció un emisario del organismo más odiado por los hombres de negocios: el Servicio de Impuestos Internos (SII).

El “tata fisco” no se venía con chicas. Acudió expresamente a “citarlo”, que en el argot tributario implica que un contribuyente debe explicar, de forma detallada, sus declaraciones de impuestos cuando hay números que no cuadran. En el caso de Edwards, la Sociedad Agrícola Santa Isabel, de su propiedad, fue cuestionada por los ejercicios 2005, 2006 y 2007. La razón: no incluir más de 200 millones de pesos en sus declaraciones, rebajándolos como gastos de publicidad.

Edwards, a través de su abogado en aquel entonces, Mario Vila, el actual subdirector jurídico del SII, cuestionado por la millonaria condonación a Johnson’s, empresa a la que asesoraba antes de asumir el cargo, comenzó su defensa. El empresario periodístico argumentó que sus declaraciones eran correctas; que los gastos eran necesarios, debido a que los caballos corraleros -“que son una raza chilena”, argumentó- sólo pueden aumentar su valor en la medida en que compiten en los rodeos y ganan; que con ello se posicionan en el mercado, se vende el semen, como también los hijos que mantienen el pedigree. Además, agregó, que se trataba de una publicidad no tradicional y que en los últimos años los rocinantes habían aumentado hasta seis veces su valor al desempeñarse en la tradicional competencia de la aristocracia chilena.

La dirección regional puertomontina, sin embargo, no aceptó sus argumentos y “liquidó” el dinero faltante a mediados de 2008. ¿La suma total? $205.153.942 millones.

El caso se trasladó al SII de la zona oriente de Santiago el 25 de junio de 2011, donde actúa el Tribunal Tributario, cuyo titular, Bernardo Seaman, recibió la reconsideración presentada por el abogado Cristián Gamboa, que junto a Vila han participado en actividades sobre derecho tributario en la Universidad Gabriela Mistral. Pero Vila ya no figuraba -al menos formalmente- dentro de la defensa, porque a fines de marzo de 2010, cuando asumió en el SII, renunció al patrocinio.

Luego de analizar los antecedentes, el SII mantuvo el cobro.

El fallo sostuvo que si bien el rodeo -“actividad productiva y recreativa propia de la tradición y cultura de nuestro país”, sostuvo Gamboa- era un deporte federado, los gastos rebajados como publicidad “no eran necesarios para producir la renta”.

Como manda la ley, Seaman ofició al Consejo de Defensa del Estado (CDE), organismo encargado de defenderlo si es que el afectado decide recurrir a la Corte de Apelaciones de Santiago. Y así sucedió. El 3 de octubre ingresó un escrito de Gamboa al tribunal de alzada capitalino. Antes de resolver, le pidieron antecedentes al SII. El SII los envió y, el 15 de noviembre, Gamboa presentó una “orden de no innovar” -conocida como ONI, en la jerga tribunalicia- buscando paralizar el cobro de la Tesorería. El 21 del mismo mes la Corte se la rechazó. Era tercera vez que los abogados de Edwards intentaban paralizar el pago.

Así las cosas, el pasado 24 de junio la abogada procuradora fiscal del CDE, Irma Soto, presentó un escrito haciéndose parte para los alegatos que se avecindaban. Sin embargo, Gamboa contraatacó y le solicitó al tribunal que paralizara por seis meses más el cobro, antes que la causa se alegue. La solicitud fue aceptada el pasado 12 de junio.

Actualmente Edwards es el presidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos. El pasado 5 de julio realizó en El Mercurio una cena donde concurrieron representantes de las Fuerzas Armadas, las de Orden y Seguridad, del Ministerio de Agricultura, Codelco, la SNA, el ministro de Cultura, Luciano Cruz Coke, y el ministro de Defensa y precandidato presidencial, Andrés Allamand.

Dos días más tarde, Edwards recibió de la misma organización el premio “Mejor Yegua” que recayó en su ejemplar “Santa Isabel Cantora”. Habrá que ver si al final de este caso -que lo más probable se resuelva en la Segunda Sala de la Corte Suprema- el Dunny pueda entonar los acordes de la victoria y gritar: “cuatro puntos buenos”.

Comentarios