el señor rajuela volvió a aparecer, esta vez en Massachusetts, donde un hombre que compró y le dieron un raspe equivocado se ganó un millón de doláres con un boleto que no había pedido.

Richard Brown, el hombre más afortunado de la ciudad de Taunton, dice que pidió un raspe “Blue Ice 7s” pero el empleado le dio por error un “Sizzlin 7s” y se pegó el rajazo de su vida.

Por la gracia, Brown recibió un premio de 430.000 dólares y la tienda, a pesar de haber dado el raspe equivocado, también se embolsó un premio de 10.000 dólares. Así da gusto.