María Julia Muñoz, le cercenó el pene a su pareja, Ramón Arias, utilizando un cuchillo de cocina. La mujer actuó durante la madrugada, aprovechando que Arias estaba dormido. No conforme con esto, después de que se lo cortó, botó el pene al inodoro.

Según el canal peruano América TV, el hecho habría sido motivado por un ataque de celos después de que la mujer comprobara que su marido le era infiel.

Según informó el diario Perú 21, el hecho se produjo la madrugada del domingo al interior del hostal “Confraternidad” en la localidad de Breña, en la Provincia de Lima.

Al parecer la mujer tenía todo planeado: primero tuvo relaciones sexuales con el hombre -que trabaja como gásfiter- y luego esperó a que éste se durmiera para sacar un cuchillo de cocina, de 20 centímetros, con el cual le cercenó el miembro viril.

El diario Perú 21 señaló que “con total sangre fría, Muñoz terminó de cortar el pene entre los gritos de Arias, para luego arrojarlo al inodoro y tirar la palanca”. Alertados por los gritos de a víctima, los trabajadores del hostal llamaron a los bomberos y a la Policía.

Ramón Arias fue conducido al hospital Arzobispo Loayza. Done los médicos explicaron que iba a ser imposible reimplantarle el pene, dado que éste se había perdido. Sólo lograron estabilizarlo.

En tanto, la atacante fue arrestada, confesando su culpa y relatando sin remordimiento cómo realizó la amputación. Familiares de Arias indicaron que el hombre ya había terminado hace tiempo con la relación sentimental, pero ella no aceptaba esta decisión, por lo cual constantemente lo buscaba y le pedía que volvieran a estar juntos.

El ataque, de acuerdo con las primeras investigaciones, fue planeado por María Muñoz luego de enterarse que el hombre había empezado a salir con otra mujer. La agresora será juzagada por el delito de lesiones graves, por los cuales podría recibir entre cuatro y ocho años de cárcel.

Cristián Arias Sánchez, hijo de un matrimonio anterior de la víctima relató que su padre llevaba una “relación tormentosa” con la amante, quien tenía una personalidad “muy agresiva”, señaló el diario peruano La República.