El pleno de la Corte Suprema emitió una dura respuesta a La Moneda en el marco de la polémica que mantiene con el gobierno, luego que la Tercera Sala del máximo tribunal rechazara el proyecto Castilla.

Los supremos, en un acta que fue discutida y redactada esta mañana, consideraron que la entrevista otorgada por la ministra del Medioambiente María Ignacia Benúitez es “derechamente una intromisión indebida e inaceptable en las atribuciones que exclusiva y excluyentemente la constitución política entrega a los Tribunales de Justicia”.

Para los altos magistrados, las declaraciones de la secretaria de Estado apuntan a “desconocer la jurisdicción” que permite “revisar la legalidad de los actos de la administración”.

“En este contexto, el pleno de la Corte Suprema manifiesta su total, absoluto y decidido rechazo a las declaraciones de la señora ministro del Medioambiente, que han sobrepasado la sola crítica y constituyen afectación de la autonomía e independencia de los tribunales en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales … que se erigen como condiciones indispensables para el mantenimiento de la estabilidad democrática y el estado de derecho” dice el acta.

La dureza de los argumentos esgrimidos por el máximo tribunal no se veían desde hace años con el mundo político. La última vez ocurrió durante la campaña presidencial cuando el entonces vocero de la Suprema Milton Juica calificó las declaraciones del candidato y ex presidente Eduardo Frei como de “mala fe”, por sus dichos sobre las cifras sobre la delincuencia.

Hay que recordar que Benítez en su entrevista entró a calificar y desconoció el fondo del fallo emitido por la Suprema. Al respecto sostuvo que el máximo tribunal “no debiera calificar, porque el único encargado de calificar y con la comptencia para hacerlo es la autoridad sanitaria … Creo que la corte no tiene la competencia técnica en esos temas para decidir que esto es contaminante o no”.

La respuesta de la Suprema al gobierno tuvo una “prevención”, por parte de los ministros ALfredo Pfeiffer y Gabriela Pérez, que estimaron que las expresiones de la ministra Benítez solo constituyen una crítica inadecuada al fallo en referencia.