Walter Martínez, el policía que asesinó a Matías Catrileo en enero del 2008, pidió a la Contraloría que Carabineros le condone o le de facilidades de pago del dinero que usó para comprar los pasajes de avión para viajar a Coyhaique, donde debía cumplir con firma mensual por el mismo delito.

El paco cumple tres años y un día de presidio bajo libertad vigilada por la muerte de Catrileo, y según informa La Tercera, acudió a la Contraloría para que su amado verde olivo le condone o de cómodas cuotas para el pago de 254.223 pesos que le costaron los pasajes.

Sin embargo, en un dictamen del 18 de diciembre, la Contraloría le hizo la tapa y rechazó su solicitud: “el artículo 67 de la ley N° 10.336, otorga facultades al Contralor General para resolver las solicitudes de condonación, cuando se han percibido indebidamente beneficios pecuniarios de orden remuneratorio en el ejercicio de una función pública, lo que no acontece en la especie, ya que se trata de valores desembolsados para la compra de pasajes aéreos que debieron ser de cargo del afectado, por lo que no procede acceder a lo requerido por el interesado”.

Ayer se conoció que Ramírez fue dado de baja por Carabineros, después de que el tema reflotara ante el gesto del ministro del Interior, Andrés Chadwick, que buscó en el cabo un hecho para limar asperezas en la zona mapuche y poder seguir negociando con representantes de este pueblo. Aunque Carabineros cedió a la presión de La Moneda, no ha habido ningún pronunciamiento del alto mando sobre un nunca más.