Vía ABC

En la ciudad de Estocolmo el arte también está bajo tierra. En sus 110 kilómetros se esconden auténticos museos dignos de visitar gracias a la cantidad de estaciones decoradas que ofrece el suburbano. La estación T-Centralen es el punto de partida de las visitas guiadas que ofrece este Metro de forma gratuita. Inaugurado en 1950, este Me suma 100 estaciones. En los últimos años, noventa de ellas han sido decoradas con esculturas, mosaicos, pinturas, grabados y relieves realizados por más de 150 artistas.

Entrar a la red metropolitana de Moscú puede resultar sorprendente. Lejos de los oscuros y tristes pasillos de otros suburbanos en el moscovita el pasajero parece adentrarse en un mundo palaciego. La estación de Komsomolskaya, inaugurada en 1952, es la más característica. Techos altos de estilo barroco y decorados con rosetones, una galería con 68 columnas octagonales de mármol blanco o grandes lámparas son algunos de los elementos que componen esta estación del Metro de Moscú y que invita a pasear como si de un palacio se tratara.

El Metro de Dubái es único. A su ostentosa decoración se le une que es de los pocos metropolitanos completamente automatizados y que tiene un sistema de clases para sus viajeros: Clase de Oro, Clase de Plata regular y la clase para mujeres y Niños. La estación de Khaleed bin Waleed es un ejemplo de lujo con luces azules que salen de enormes cascadas de lámparas de cristal.

Sigue leyendo acá…