Luego de que detuvieran a Emilio Berkhoff, su madre, Elisa Jerez, se dirigió al Ministro del Interior señalando que su hijo lo llena de orgullo como madre: “me llena de orgullo tener un hijo que viva no ayudando a los pobres, sino que desde los pobres, desde el empobrecimiento del pueblo que usted reprime”.

Según consigna Radio Cooperativa, Jerez recalcó que su hijo trabaja cultivando la tierra y sembrando papas “no está haciendo lo que su mente piensa, señor Chadwick. Un día se va a morder la lengua y se va a encontrar envenenado, un día le va a pasar eso, y ese día espero que le queden palabras para pedir perdón, como lo debería hacer con las familias del ‘caso Bombas'”.

Berkhoff, agricutlor mapuche, fue sindicado como uno de los líderes de “grupos extremistas” en La Araucanía, sin embargo, sólo fue formalizado por maltrato de obra a Carabineros, aunque quedó en prisión preventiva por tres meses luego de causarle “lesiones graves” a un funcionario que resultó con un dedo quebrado.

Luego de la formalización, también se dirigió al primo de Piñera la pareja de Berkhoff, Peggi Bocaz Guajardo, quien señaló que este “nuevo circo se le va a caer”.

Bocaz recalcó luego de la decisión de la justicia que a Chadwick “este nuevo circo que está armando no tiene cimientos y se le va a caer. Quiero decirle que al pueblo mapuche no se le reprime de esta forma, ni tampoco a las personas que lo apoyan. Le quiero decir que ni las balas ni la cárcel detendrán la lucha del pueblo mapuche”.

La joven también se refirió a la constante represión al pueblo mapuche, y reiteró que Chadwick “no tiene derecho a juzgar a las personas, no tiene derecho de estar sentado en su escritorio y juzgar a una persona de esta forma; criminalizar desde su escritorio de esta forma tan demonizadora a mi pareja”.