Via Independent

La situación laboral en el mundo es siempre crítica, sobre todo en las condiciones contemporáneas que tienden a escamotear derechos y obtener de ahí un reducción de costos de producción y, por lo tanto, un margen más amplio de ganancia. Este es, en términos generales, el fundamento de la explotación laboral, que se manifiesta lo mismo en China que en Malasia o en los campos de cosecha de Estados Unidos.

Y, contrario a lo que se pueda creer, no hay país por supuestamente “avanzado” que esté, que se encuentre exento de esto.

En Alemania, por ejemplo, Amazon se encuentra en medio de un escándalo laboral luego de que el canal de televisión ARD difundiera un documental en el que muestra cómo más de 5 mil empleados temporales, todos ellos inmigrantes que trabajan en los centros de empaque y distribución de la filial local de la compañía, están custodiados y controlados por personal de seguridad ligado con la ideología y prácticas neonazis, entre estas, el uso de uniformes negros y de corte de cabello y botas tipo militar. Y por si esto no bastara, Amazon contrató a estas personas —adscritas a la empresa HESS Security, nombre que inevitable e inmediatamente hace pensar en Rudolf Hess, uno de los hombres de mayor confianza de Adolf Hitler— para cuidar a los inmigrantes también en los hoteles donde estos pernoctan.

De acuerdo con testimonios recogidos por los realizadores del documental, los hombres de HESS se caracterizan por su hostigamiento hacia los trabajadores, cateando sus dormitorios y las áreas comunes del lugar donde residen, diciéndoles que ellos son ahí la policía e incluso echándolos del hostal cuando incurren en un comportamiento que no les parece adecuado.

En el video presentado, varios de estos guardias portan ropa de la marca Thor Steinar, de origen berlinés y francamente identificada con posturas políticas de extrema derecha, tanto que la liga de fútbol local, la Bundesliga, y el parlamento alemán prohibieron su uso por su relación con el ámbito neonazi. Paradójicamente, Amazon también dejó de vender productos de Thor Steinar por estas mismas razones desde 2009.

En un comunicado oficial, Amazon se defendió diciendo que la contratación de los servicios de HESS no fue hecha directamente por la empresa, pero aun así se ha iniciado ya una investigación al respecto.