Leonor Allende: “¿Por qué solamente las flacas pueden usar bikini y las gordas no?”

Luego de un accidente automovilístico, engordó más de la cuenta y entonces su carrera como modelo flaca se fue a la basura. Pero no se desanimó. Ahora, con 75 kilos y medidas 110-78-115, es la única modelo XL en Chile y prepara un team de verano de mujeres con kilos de más que le hará el peso a las modelos de Reñaca.

Foto: Alejandro Olivares

Leonor Allende tiene 29 años y una personalidad que cualquiera envidiaría. Con sus 75 kilos, no tiene ningún rollo en mostrar las curvas que mantiene a punta de ejercicio y cero restricción de comidas. Pero no siempre tuvo esa personalidad: cuando pesaba 110 kilos, no salía ni a la esquina. Ir a la playa era una tortura.

Leonor no siempre fue gorda. Hasta los 15 años se dedicaba al modelaje de tallas chicas en discoteques. Su sueño era convertirse en Miss 17. Pero no pudo. Dos días después de inscribirse en el concurso, tuvo un accidente automovilístico que la tuvo seis largos meses en cama, en los que debió aprender nuevamente a caminar y hablar y recordar toda una vida, porque perdió completamente la memoria. Tras eso, engordó 15 kilos y el sueño de modelar se desvaneció. Siguió subiendo de peso hasta llegar a los 110.

Se operó para volver al modelaje. Pesando 75 kilos, regresó a las pasarelas modelando trajes de baño de talle grande para multitiendas. Pero no le fue tan bien. Querían que engordara más. Entonces optó por irse a Barcelona a probar suerte a un concurso de belleza de modelos extra large. Y lo ganó.

Pero quería ser flaca. Y se puso una manga gástrica e implantes de 385 cc en cada pechuga. Adelgazó rápidamente pero tampoco le fue bien: “Como flaca no tenía ningún brillo, así que no me llamaban. No me quedó otra que volver a engordar”.

Con sus 75 kilos de vuelta, ahora está transformada en la única modelo XL en Chile compartiendo pasarela con Pilar Jarpa. Y es un referente para las mujeres de peso pesado. Todos los veranos organiza en distintas comunas el concurso Miss XL. Hasta hace poco, en un canal de Internet entregaba tips a mujeres rellenitas para encontrar pega, lucir sexy y vestirse a la moda.

En Chile es casi un pecado estar un poco rellenita o ser gorda. A ti te da lo mismo mostrar tus kilos de sobra.
-Si, pero me costó. Y, ahora, no es que haga un culto a la gordura, no. Yo reivindico a la mujer que tiene unos kilos de más, pero no a la obesidad, que para mí es una enfermedad.

¿Cuáles son los requisitos para ser modelo XL?
-Si hablamos de una modelo de verdad, tiene que medir un metro 65 hacia arriba. Que tenga talla entre 42 y 48. Y que sea una rellenita armoniosa con sus curvas, que se vean bien con lo que se les ponga, a pesar de que tengan kilos de más. Y que tengan actitud, personalidad; que se crean el cuento.

¿Discriminan a las más gordas?
-O sea, yo puedo tener una modelo de 100 kilos siempre cuando se vea bien. Desparramada, no me sirve.

¿Has recibido algún comentario peyorativo cuando modelas?
-Es que yo trabajo con modelos flacas. Soy la única rellenita en la pasarela que desfila con la Pilar Jarpa y la Renata Ruiz. Entonces, no me dicen nada. Con ellas me llevo súper.

¿Y en estos concursos que organizas en municipios?
-Hay comentarios feos, crueles. De hecho en los mismos municipios hay burlas por las chicas que se inscriben y no cumplen con los requisitos. Te dicen que llegó una gorda gorda que no sirve. O que no puede ser gorda y más encima fea.

¿Y qué haces en esos casos?
-No quedan en el concurso, pero las asesoro en su imagen. Le entrego tips de belleza, de moda, de cómo deben sacarse partido, porque no me puedo olvidar que fui como ellas. Obviamente, cuando pesai más de 100 kilos, te sentís mal. La autoestima la tenís por el suelo. Te dejai de lado. No te arreglai. Usai poleras gigantes, no te pintai. Todo mal.

Porotito con rienda

Tú partiste en la tele como la doble de la porotito verde.
-Era la porotito con rienda en el Pase lo que Pase. Yo bailaba “La mayonesa”. Me gustaba hacer ese personaje.

Ese tipo de personaje se presta para la burla.
-Sí po. Lo que pasa es que no estaba tan gorda. Estaba en 75 kilos. Si hubiese estado en los 110, no acepto ni cagando. Habría estado para el chiste, como lo hace Kike Morandé en su programa, donde agarran pal hueveo a las gordas. Una vez me invitaron, pero no acepté. Querían que llevara chicas gordas, pero para qué, para que las agarraran para el hueveo. No, olvídalo. La televisión siempre discrimina. Buscan siempre que la mujer sea delgada, ojalá argentina, que tenga mucha pechuga y mucho trasero. Un día en un canal, no te voy a decir cuál, llevaron a una chica a modelar pero al final del programa, me dijeron que la chica era morena, que tenía pinta de chula y que por favor no la volviera a traer. Terrible. Porque te están diciendo “ya, aceptamos que sea gorda, pero tiene que ser una gorda con cara de cuica, rubia, pero no poblacional”. Eso es heavy.

Las mujeres que salen en la tele tienen que ser estupendas, pero no importa que un hombre tenga ponchera.
-Claro, a los hombres no les dicen nada, pero a las mujeres sí. Tú te acordarás de la Zapallito Italiano, a ella la tenían pal hueveo. O sea, tenís que ser muy gordo para estar en la tele, así pueden agarrarte pal hueveo como quieren. Esa discriminación me molesta mucho.

¿Qué te parecen los team de verano?
-Ahora, justamente, estoy armando un team de verano con chicas XL para este mes en Reñaca. Será con chicas grandes pero que se ven bien con lo que le pongas. No serán la típica modelo 90-60-90. Es romper estereotipos. Porque en Reñaca están todas las regias, todas las argentinas, miles de cirugías. Y, desgraciadamente, en Cartagena, en el Quisco, está el perraje como le llaman, y ahí están las gordas. Por eso nos queremos meter ahí, para demostrar que las mujeres rellenas también podemos ser ricas y lucir la raja con bikini.

Además que la mayoría de las chilenas no tiene el medio cuero.
-Es estar acorde con la mujer chilena que no es flaca, sino que tiene su buen poto y su buena pechuga. Las mujeres normales sufren con estos team. Les da lata sacarse la ropa, porque ves a la tremenda mina al lado tuyo. En todo caso, esto es un círculo vicioso. La misma mujer gordita se autodiscrimina y dice “chucha, en Reñaca están todas las minas regias, qué vamos a hacer nosotras allá”. Y es una tontera. La playa es la misma, la misma huevá en todos lados, que esté llenos de argentino y tipas regias es huevá de ellos, pero que nosotras no nos autodiscriminemos si en verdad somos iguales

Entonces, se transforma es un pecado ponerse bikini.
-Claro. A mí eso me da rabia. ¿Por qué una gordita no puede usar bikini? Esa dictadura de lo que está bien o mal, me da rabia. Yo ahora uso bikini y me siento regia. No tengo complejos. Además que me he dado cuenta que a los hombres les gusta ver carne, su buena pierna, no les gusta tanto ver una mujer que no tiene nada…

Gorditas fogosas

Querías ser conejita PlayBoy. ¿Qué pasó con eso?
-Cuando me puse flaca mi sueño era posar para PlayBoy. Ahora es más complicado por mi peso.

¿Por qué te gusta PlayBoy?
-Encuentro que no son chicas vulgares. Lo que hace PlayBoy es como un arte. No lo veo chulo. Además que me encanta la vida que llevan las conejitas dentro de la mansión. Lo encuentro entretenido y en verdad me gustaría ser parte de ese mundo.

¿Te gustaría protagonizar una película porno?
-Me encantaría si me lo propusiera algún productor. No sé si pornografía cien por cuento, que sea más sensualidad y no tan desinhibido. Tendría que ser muy en la onda Playboy, que no es vulgar.

La estética Playboy no es de mostrar mujeres gorditas en cámara
-Claro. Se cree que la mujer gordita tiene una vida como anormal, que no tiene sexo, y no es así. Y tienen sexo igual que cualquier persona. De hecho, conozco gorditos bien calientes. Y en mi concurso he tenido candidatas bien fogosas. Tuve un par de candidatas bien grandes, bien gorditas, no obesas mórbida, pero bien gorditas que tenían pololo. Y tú pensai que a una gordita no la vai a ver pololeando… Mentira. Tienen sexo como todos. Lo único que puede ser distinto es que se cansan más de la cuenta. Por ejemplo, cuando estuve bien gordita, me cansaba en algunas posiciones.

¿En cuáles?
-Arriba, porque tú tenís que hacer la pega. Mucha espalda, mucha pierna. Y, claramente, una mujer muy gorda no se puede mover mucho. También algunas les complica que se le vean los rollitos, las estrías, la guatita. Muchas apagan la luz para tener sexo.

¿Y tú hacías eso?
-Sí, cuando llegué a pesar 110 kilos.

¿Tenías pololo?
-Sí, pero se portó como el forro. Me decía “Leonor, hasta cuándo vai a engordar, puta que comís”. Me discriminó heavy. Me hizo bullyng. Era muy pesado, muy mala onda. Es penca cuando estái con tu pareja en un motel y te sale el hueón con un “Leonor hasta cuando vas a engordar”, “oye, Leonor, déjate de comer”, “Leonor te vestís como vieja”. Me cagó la cabeza. Más encima era feo el hueón, paticorto. Cuando me cansó le dije “mira, chico culiao, yo podré ser gorda, pero voh jamás vai a crecer, vai a seguir toda tu vida chico con las patas cortas y feo. Claramente yo soy gorda pero puedo bajar de peso de un día pa otro, pero voh no teni remedio”.

La media pará de carro.
-Te lo juro. Y después cuando me vio flaca, no lo podía creer.

¿Eres algo de Salvador Allende?
-Puede que haya algún parentesco, porque son re pocos los Allende, pero no sé. Igual en municipios que son UDI mi apellido les molesta. Siempre me preguntan si soy familiar suyo o si políticamente pienso similar.

¿Y piensas similar?
-No soy política. Pero si me preguntas me hubiese encantado ser familiar suyo. Por lo que me cuentan mis papás, en su gobierno hizo muchas cosas buenas. Y a mí me marcó mucho, porque mi tata fue preso político, fue torturado de manera heavy y estuvo desaparecido un año. Mi tata murió el año pasado y hasta sus últimos días guardó bonitos recuerdos de la Unidad Popular. Entonces, eso marca.

The Clinic Newsletter
Comentarios