Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Deportes

27 de Febrero de 2013

El ruso Molokoedov y otras historias de jugadores extranjeros en Chile

Esta semana salió en un periódico español la noticia de Maxim Molokoedov, el ruso que cayó preso en Chile tras ser pillado con 6 kilos de droga escondidos en libros infantiles. Fue liberado cinco meses antes de cumplir su condena, pero, a diferencia de otros extranjeros que cumplen penas por delitos similares, no fue expulsado […]

Por

Esta semana salió en un periódico español la noticia de Maxim Molokoedov, el ruso que cayó preso en Chile tras ser pillado con 6 kilos de droga escondidos en libros infantiles. Fue liberado cinco meses antes de cumplir su condena, pero, a diferencia de otros extranjeros que cumplen penas por delitos similares, no fue expulsado del país.

El ruso, durante una pichanga en la Penitenciaria, fue descubierto por los ex futbolistas Frank Lobos y Claudio Borghi, quienes lo llevaron a Santiago Morning, equipo con el que ahora tiene contrato profesional.

Pero en Chile hay más casos de jugadores que llegaron de forma extraña a jugar en el balompié nacional o que vienen de lugares no comunes.

El gringo Chase Hilgenbrinck terminó la universidad el año 2004 en Illinois, Estados Unidos. Fue tentado por equipos de la MLS (la liga profesional de EE.UU.) para jugar luego de una buena carrera en el fútbol a nivel universitario. Claudio Arias, un entrenador chileno, le recomendó ir a Chile a jugar, ayudándolo a conseguir un contrato. El defensa llegó el año 2005 a Huachipato, pasando también por Naval y Ñublense, donde estuvo hasta el año 2008. Ahí volvió a su país a jugar por el Colorado Rapids y luego por el New England Revolution, donde se retiró sorpresivamente para seguir su vocación: ser cura.

Hernan Bolaños Ulloa fue un futbolísta de Nicaragua que jugó por el Orión de Costa Rica y el Audax Italiano en la primera mitad del siglo pasado. Con el conjunto itálico ganó un titulo en el año 1936 y salió dos veces goleador del torneo. El delantero también jugó por la selección de nuestro país entre los años 1940 y 1941. Bolaños, mientras jugaba por el Audax, estudió y terminó la carrera de odontología. Luego se metió en la política, donde terminó siendo embajador de Costa Rica en Chile, cargo que también ocupó en Brasil y Perú. O sea, Bolaños las hizo casi todas. Falleció en Costa Rica en 1992, a los 80 años. El Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación lo puso en el número 1 entre los “128 inmortales del deporte” de aquel país.

También han llegado africanos a jugar a estas tierras. Hace 12 años llegó Ikechukwu Uzoma a probar suerte a Rangers, siendo el primer nigeriano y africano en llegar a esta franja de tierra. Antes de llegar a Talca, jugó en su país en el Stella Club y en el Huracán Buceo de Uruguay. Luego de solo un año en el sur se fue hacia México, para luego terminar su carrera en Kuwait.

Uno de los últimos casos fue el de Mo Jadama, defensa central de Ghana, al que le recomendaron venir a jugar a Chile mientras estaba en Estados Unidos. Llegó a las inferiores de la Universidad de Chile, de donde se fue el año pasado tras una oferta de Italia.

Notas relacionadas