Bradley Manning es el nombre del analista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos que filtró archivos secretos del Ejército a la organización dirigida por Julian Assange, Wikileaks y que luego, gran parte de ellos, se dieron a conocer al mundo.

Manning se declara culpable 10 cargos, entre ellos poseer y comunicar información sensible pero se declara inocente por “ayudar el enemigo”, cargo que podría costarle más de 20 años en la cárcel si fuera el responsable legal.

“Quería que el público estadounidense supiera que no todos en Irak y Afganistán eran un objetivo que debía ser enfrentado y neutralizado” fue una de las líneas de la declaración de cerca de 35 páginas que Manning leyó.

Además de miles de cables entre distintos Estados, Manning filtró el video titulado “Collateral Murder”, donde se puede ver a soldados estadounidenses asesinando civiles desde helicópteros, incluidas dos reporteras de la agencia Reuter. Al respecto, el soldado dijo estar “horrorizado” por la “sed de sangre” de los soldados en el video y que creía que el mundo podría ser un poco mejor si es que filtraba estos documentos.

Cabe destacar que Manning estuvo preso durante 1.000 días en instalaciones militares sin ser sometido a juicio y medios como la BBC habían publicado reportajes sobre el secretismo que rodeaba al caso.

El juicio donde se determinarán las culpas y condenas a Manning se desarollará el 3 de junio.