Un informe de la Fiscalía Nacional Económica alertó sobre los altísimos precios de la salud en Chile. Las clínicas privadas e isapres son las principales culpables del alto costo, superando incluso a países industrializados, según informa La Segunda.

Según el informe que la Fiscalía encargó  hay en Chile  “una exagerada participación del gasto de bolsillo, prestaciones (clínicas) a precios superiores a los de la mayoría de los países OCDE y alta rentabilidad de las empresas de seguros y proveedores”.

En palabras simples, el gasto de bolsillo, son todas aquellas cosas que las isapres  no reembolsan, que van desde medicamentos, copagos de tratamientos y exámenes.

Tan preocupante son estos precios que el llamado gasto de bolsillo llega a representar el 38% del gasto privado en salud y en términos nacionales, es el 43% del gasto total de la nación en esta materia. O sea, casi la mitad de la plata que se gasta en salud proviene de pagos que nadie te reembolsa y directamente del bolsillo familiar.

Como si fuera poco, el estudio enfatiza que las cirugías y exámenes practicados en Chile están entre los más caros del mundo.