El quiebre de Sol y Lluvia: se acabó el largo tour de los hermanos Labra

El detonante fue el evento por los cien años del Partido Comunista el 8 de diciembre. Jonny Labra, uno de los fundadores del grupo Sol y Lluvia junto a sus hermanos Charles y Amaro debió viajar en los días previos a ese show a Colombia por su rol como director de la Corporación Cultural de San Joaquín. Regresó un día antes de la tocata y su hermano mayor, Amaro -dueño de la marca- le comunicó que no tocaría ese día, ni nunca más con el grupo. Ni siquiera lo hará en el Concierto programado para el 13 de abril en el Teatro Caupolicán donde la banda -con un solo de sus fundadores- celebrará sus 35 años.

“Amaro me dijo que yo no tenía tiempo para ensayar. Eso es falso, siempre me hice tiempo para tocar. Tengo mucha pena, no esperaba una situación así. Habíamos conversado respecto de ciertas diferencias sobre el grupo -yo estaba por tocar menos, pero prepararnos mejor-, pero nunca hablamos de una separación”, relata Jonny a The Clinic Online.

Tras ello, según información que recabó este medio, el conocido charanguista y quenista Patricio Quilodrán -que actualmente forma parte de Chico Trujillo- decidió alejarse de la banda. “En 23 años que yo estuve en el grupo nunca esperé ver algo así. No nos convocó Amaro al concierto del 8 de diciembre, después anunció que iba a marginar a Jonny y eso provocó que yo me desvinculara. Jonny hacía un trabajo impecable, nunca falló, es incomprensible esto, es una locura. Se van a festejar los 35 años de Soy y Lluvia sólo con gente nueva”, asegura Quilodrán.

La versión de Amaro
Amaro Labra es el mayor de los tres hermanos que fundaron el emblemático grupo Sol y Lluvia en 1976. En plena dictadura, la banda creó temas opositores a Pinochet que se cantaban de forma clandestina y que se convirtieron en himnos de la resistencia. La primera ruptura del grupo ocurrió en 1999 cuando Charles decidió emigrar. “Tuve diferencias irreconciliables con mis hermanos, ellos se acostumbraron a ganar plata y no siguieron el camino de vivir sin riquezas, que fue el que nos habíamos fijado cuando formamos Sol y Lluvia”, dijo en aquella época el ahora integrante de Antu Kai Mawen.

La situación dividió a la familia Labra, pero el grupo continuó tocando. Hoy Amaro, consultado por The Clinic Online dice que efectivamente hay una reestructuración de la banda, pero que no ha echado a nadie y que incluso se despidió de un abrazo con Quilodrán. Sobre su hermano Jonny, Amaro explica que no lo separó de la agrupación sino que le ofreció otra manera de trabajar, más acorde con sus tiempos. De hecho, sostiene, para el show de este sábado 13 de abril, en que se lanza el disco Clima Humana, le habría ofrecido tocar.

Amaro Labra, el rostro más conocido de la banda, explica que el “99 por ciento” de las canciones son de su autoría y se remonta a sus inicios para marcar terreno con su hermano Jonny y dejar en claro su autoridad: él compró, afirma, los instrumentos y le enseñó a tocar el bajo.

“Nosotros estamos trabajando arduamente, estamos felices con el resultado del último disco y esperamos que nos vaya bien en el teatro. El contenido social y político del grupo está intacto. No hay ningún ánimo comercial detrás nuestro. Lo que sucedió con Jonny pasa por el tiempo que tiene para dedicarle al grupo. Y así se lo hice saber: es imposible para él dedicarle el ciento por ciento a esto. Tuve conversaciones con Jonny hasta hace poco y me sorprende que ahora salga esto en los medios”, resalta.

Un nuevo Intillimani

“Estoy en schok. Esto es como un bombazo. Las explicaciones que entrega Amaro son falsas. Hoy tres de los cuatros fundadores estamos afuera: mi hermano, Charles, Quilodrán y yo, tal vez hagamos algo similar a lo que hizo Intillimani, aún no lo sé, estoy recién acostumbrándome a ser un ex Sol y Lluvia”, relata Jonny al ser consultado respecto de su futuro musical.

En lo concreto, el músico está dedicado a su trabajo en San Joaquín y aún no decide si formar o no una nueva banda o entrabarse en una disputa legal respecto de quiénes son Sol y Lluvia, si los que partieron o Amaro, todo ello cruzado por una relación familiar deteriorada. “En el ámbito personal esto fue terrible. Ya cuando se fue Charles afectó las relaciones familiares, quedaron muy dañadas y nos tocó años volver a cierta normalidad. Y ahora esto”, asevera.

Según Jonny lo que más le complica es que “se ha perdido, con esto que hizo Amaro, el espíritu original de la banda. Nosotros trabajábamos en comunidad, no con un espíritu individualista”, dice.

Comentarios