Las expectativas para mañana de la acusación con el aparataje del gobierno, una especie de funeral de Estado al ministro.
Es de esperar que este impacto mediático que ha llevado el gobierno de victimizar al ministro Beyer no afecte a los senadores y que la pena que les pueda generar de que un ministro sea destituido lo sepan diferenciar y mañana (hoy) lo que veamos en el Congreso sea una discusión de los antecedentes relevantes por los cuales está siendo acusado y que claramente justifican su salida. Eso, en cuanto a pasar por sobre decretos constitucionales, sobre la ley, a no utilizar la información que él obtiene a través del sistema de información de educación superior, que está estipulado que podría acceder a la información financiera y contable de las universidades. Atribuciones que el mismo Contralor estipulo en la cámara. El que haya mentido a la opinión pública o a los estudiantes de la U. del Mar por los supuestos convenios de reubicación y de la omisión que aparece en el informe del CNED donde dice explícitamente que la UDM tenía lucro. Esa conducta reiterativa de este ministro, que es el que ha contado con más antecedentes para hacerle frente, hacen prever que mañana se vaya a aprobar y es de esperar que no se echen para atrás justamente los que están a favor de la acusación.

¿Tienen alguna duda con algunos?
Sí, en los de las DC, de los independientes y del mismo gobierno que ya hemos visto antes que ha hecho todo lo posible para salvar a uno de los suyos o votar el informe al lucro en la cámara de diputados o el informe del SII, que exculpó a Pereira. Incluso el Presidente Piñera el año pasado ocupó un veto presidencial para un proyecto de ley que terminaba con el financiamiento compartido porque le ponía un límite nominal. Eso pasó desapercibido. Entonces vemos que hace de todo para usar su poder de facto.

De todas formas, el ánimo es muy pesimista y se están preparando para la salida del ministro. ¿Cuánto ganan ustedes con su salida?
O sea, claramente pueden pasar los ministros y seguimos siendo el segundo país más segregado del mundo en educación. Lamentablemente yo creo que el posible ministro que viene es Fernando Rojas, que significa que las tinieblas salgan de las sombras porque él es el ideólogo y el que a puesto las trabas a cualquier reforma real al sistema educativo. Cualquier priorización a estudiantes de menos recursos o cualquier comprensión de un Estado que avance hacia un derecho en la educación, el que ha puesto el freno y el de los despidos injustificados es Fernando Rojas. Así que probablemente tengamos un ministro peor de lo que hemos tenido.

Entonces no hay ganancias.
No, claro que las hay. En primer lugar de una conscientización de la ciudadanía sobre las labores que deberían ejercer sus representantes en el parlamento, de no levantarse al baño y de no priorizar intereses personales por sobre los de ellos. Y en segundo lugar de no permitir que se mantenga esta vulneración continua de derechos, de pasar por encima de aspectos constitucionales o de leyes. Hoy para nadie es indiferente que la educación es un punto de mercantilización y de que hay un sistema político cómplice de lo que eso genera. Eso es mérito de un país en su conjunto.

¿Cómo ven el escenario ante la posible salida de Beyer? Eso no significa que los proyectos de ley no sigan adelante.
Claro. De hecho se da esa dicotomía que una semana antes de acusar al ministro aprobaran la Superintedencia de Educación, en primera trámite. Entonces uno ve que todos estos diputados que van a reelección y también los senadores se están jugando el buscar ser un poco más consecuentes con las búsquedas de la ciudadanía y ahí está el proyecto de Superintendencia criticado hasta por el rector Ignacio Sánchez, Arturo Fontaine y al que si uno le agrega cinco artículos puede terminar con el lucro en la educación superior. Hay varios proyectos que a partir de tierra de abono podrido puede fertilizar y terminar en cambios estructurales reales en el otro sentido. Ahí está toda la agenda de este año que puede profundizar el sistema actual, pero que podría ser usado al revés como en el judo, usando la fuerza contraria para tu beneficio.