“Quiero decirles con simpatía que yo ya lo intenté y la conclusión a la que llegué es que sus líderes son incorregibles. Con los sospechosos de siempre es casi imposible avanzar