El arquero de la Universidad de Chile, Johnny Herrera, debía enfrentar el 10 de junio el juicio oral en su contra por el delito de conducción bajo la influencia del alcohol con resultado de muerte; en el accidente ocurrido en 2009 donde murió la joven Macarena Cassasus.

Sin embargo, la instancia judicial fue aplazada para que el azul pueda participar con la Selección nacional de fútbol en la fecha eliminatoria contra Bolivia. De esta forma, el juicio quedó para el 12 de junio.

La causa contra el portero se reabrió el año pasado, luego de que fuera detenido manejando nuevamente bajo la influencia del alcohol y con una licencia duplicada. Antes, había llegado a un acuerdo con la familia de la víctima tras reconocer su culpabilidad y pagar $25 millones, entre otras medidas.

La Fiscalía Oriente está pidiendo una pena de cinco años de cárcel, una multa de 15 UTM y la suspensión de la licencia por 24 meses.