El precandidato presidencial del Partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami, afirmó este martes que el debate sostenido entre los cuatro aspirantes a La Moneda del bloque opositor Nueva Mayoría, fue un “debate plastificado” al que le faltó interpelación entre los abanderados, para fijar una postura con visión de país.

Junto con valorar el debate presidencial como un ejercicio democrático, donde la televisión, a su juicio, vuelve a “ser luminosa”, el aspirante al sillón presidencial no trepidó en sus críticas, primero diciendo que los protagonistas del evento fueron los periodistas, que fue un debate de los años 90’s, y que faltó poder interpelarse entre los abanderados.

“Fue un debate plastificado, no hubo interpelación entre los candidatos por las reglas que impuso el comando de Bachelet. A nosotros nos parece insuficientes, nada más sano que interpelarnos entre los candidatos de presidentes a la república”, señaló el abanderado del PRO.

Enríquez-Ominami agregó que “los protagonistas debieron haber sido los candidatos. Fueron más subjetivos, más ácidos más audaces los periodistas que los candidatos. Creo que quedó en evidencia que los ex ministros y la ex presidenta aspiraban más a ser ministros que presidentes. Si uno lee sus respuestas es un debate de gente que ya gobernó y que simplemente se saltó la necesidad de explicar un proyecto país”.

El precandidato progresista, tras la aprobación del proyecto para la franja presidencial dijo que “se votará una ley que le dará derechos a franja para duopolio (…) después de hecha la primaria, se van a coludir para en pocos minutos ingresar otro proyecto de ley que se apruebe en forma express, esta vez le voy a encontrar razón a Anatel creo que tendrá razón para decir que esto es el colmo, que los partidos se hagan leyes y se regalen minutos de televisión gratuitamente para su beneficio, sin siquiera hacer primarias para todos los cargos, nos parece al menos negativo”, advirtió.