El incendio de la casa de Felipe Camiroaga, del 11 de febrero de 2011, fue intencional. Así lo concluyeron dos investigaciones realizadas por Bomberos y la PDI, según documentos revelados hoy por La Tercera.

Según el matutino, las investigaciones de la Compañía de Bomberos de Lampa y la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) descartaron la causa del siniestro inicial, que adjudicaba el incendio de la casa en Chicureo del animador de televisión a un alza en el voltaje de la luz.

La investigación partió luego que el fiscal de Chacabuco accediera a un peritaje que determinó trazos de vidrio con olor a combustible. Tras eso, le encargó la investigación a la BIPE, que en octubre del año pasado concluyó que el incendio había sido provocado.

“El lugar donde supuestamente se había hecho el cortocircuito estaba rodeado de cemento, por lo que era casi imposible que se propagara el fuego”, asegura el informe de la PDI.

Hasta ahora habría un sospechoso de lo que por ahora se determina es un ataque incendiario. “Se estableció que llegó un sujeto al lugar, que le llevaba comida, ropa y cigarros a Felipe Camiroaga, y que no tenía nada que ver con el sitio del suceso”, según el informe de la PDI

El individuo, además, habría aparecido horas después para ofrecer colaboración e intentar acercarse al animador, que no durmió esa noche en su parcela. Aún así, la policía no encontró suficientes evidencias para inculpar al sujeto y no insistió, ya que el propio animador desestimó seguir adelante con acciones legales pocos días antes del fatídico accidente en Juan Fernández.