Un hospital local de Zimbawe, en África, fue denunciado por la ONG Transparencia Internacional, por cobrar 5 dólares -2.500 pesos chilenos- por cada grito de cada mujer mientras dan a luz a sus hijos según informa The Independent.

El hospital dijo que el cobro era porque los gritos muchas veces eran “falsas alarmas” de parto, pero las pacientes han reclamado que en realidad es una burda manera de ganar dinero a costa del dolor de las madres que paren en el hospital.

Zimbawe -como para hacer más cruda la revelación de la ONG- es uno de los países más pobre de África: el sueldo promedio anual por cabeza son $150 dólares ($75.000). Unos cuantos gritos podrían hacer perder a una madre la mitad o incluso más de su sueldo anual.

Según informa Transparencia Internacional, las mujeres que no pueden pagar, a veces son detenidas en el hospital y se les cobran intereses hasta que sus familias cancelen la deuda. La situación ha forzado que muchas madres del país, sencillamente, no vayan a ciertos hospital a dar a luz. Según Naciones Unidas, un promedio de ocho mujeres mueren al día mientras paren a sus hijos en el país.