La página Trome.pe publicó una lista para enseñar cuáles son las señales que delatan cuando un hombre está mintiendo, para lo que no bastaría más que poner atención a lo que sus cuerpos dicen por él.

No la mira a los ojos. Los expertos del lenguaje no verbal aseguran que siempre nos miramos cara a cara al hablar, excepto cuando mentimos; pues al mirarse a los ojos el contacto es más profundo. Al mentir, el inconsciente hace que no podamos mantener la mirada.

Cambio de voz. Hablar pausado, entrecortado, con tartamudeos o cualquier característica que no sea distintiva de su voz es una señal de que no está diciendo la verdad. La voz cambia siempre que hay incomodidad.

Cambio de tema. Cuando las personas hacen una cosa y dijeron que harían otra no quieren hablar de lo que supuestamente hicieron, lo hacen para evitar que sus incoherencias terminen por destapar la mentira. Su incomodidad para hablar de algo, lo delatará.

Contradicciones. Las mentiras son cosas que no pasaron, por lo que al combinarse con las cosas que sí pasaron existirán contradicciones: no hay mayor señal de una mentira que enredarse con sus propias palabras.

A la defensiva. No importa que no le haya preguntado nada sobre el tema en el que le miente, pero al sentirse culpable o que está por descubrirlo se pondrá a la defensiva, se molestará y podría llevar cualquier conversación a convertirse en una discusión sobre cualquier cosa. Los nervios y el enojo los delatan.

Nervios. No hay nada más evidente de un mentiroso que verlo sudar, tartamudear, jugar con las manos, morderse los labios o estar inquieto ¡porque los nervios lo están matando! Está incómodo por temor a ser descubierto.