Dime qué bebes y te diré quien eres



Vía UnTipoSerio

A lo largo de tus noches de joven -y ya no tan joven- galán, buscador de nuevas experiencias, habrás estado en una de estas situaciones: hablas con una chica amigable que en un principio parece ser adecuada e incluso atractiva hasta que, envueltos en la inercia de la confianza, suelta un “¡Ah! ¿Eres cáncer? Lo sabía desde un principio”.

Muchos de nosotros no sabemos muy bien qué responder ante ese tipo de afirmaciones con marca de horóscopo, y las expectativas que podemos tener con ella (y de noche pueden ser muchas, créannos) entran –por unos segundos- en el cuestionamiento: “¿De verdad esta mujer cree que mi personalidad la rigen los astros?”. No es que tengamos nada en contra de eso, no somos nadie para descalificar a los/as astrólogos/as. Si hay personas que buscan todos los días el periódico para seguir los consejos de un economista anónimo con respecto a las decisiones que tomen con respecto a sus finanzas, que otros/as lo hagan para saber su destino según los astros no es menos descabellado.

Lo decepcionante es, en realidad, no tener una carta bajo la manga. No poseer otro conocimiento sobre el análisis de la personalidad (si eres psicólogo o psiquiatra, mejor no sigas leyendo este artículo) para “debatir” o incluso impresionar a alguna chica que recién conocemos. Sólo nos toca sonreír, asentir y decir: “Sí, sí, soy el típico ariano, capricorniano…” o lo que sea, y tratar de cambiar la conversación.

¡No todo está perdido! Si lo piensan bien, sí poseemos una cualidad para juzgarnos, al menos a nosotros mismos, y reside en la bebida espirituosa con la que combustionamos nuestro ingenio nocturno (y a veces diurno).

Les presentamos un resumen de lo que tu trago dice de ti, sin necesidad de hablar a través de ti. Así, al menos ya te conoces un poco mejor y puedes mandar todas las suposiciones planetarias para el mismísimo infierno.

1. Ginebra

Considerando que (al menos en Venezuela) pocas personas piden ginebra en un bar, que esta bebida sea tu opción principal te hace un hombre valiente. Hubo una época (precisamente en los 80’, cuando Gordon’s era una marca prestigiosa… sí, no es en broma) en que pedir un Gin Tonic te hacía parecer una persona madura y distinguida, capaz de sacar placer incluso en los aspectos más amargos de la vida. Ahora, hoy en día, debes tener cuidado: pedir un trago de ginebra servido en un tubo con pepino crudo no te hará ver nada masculino. Apela mejor al trago seco (recuerda: eres valiente).

2. Ron

Hubo una época en que el ron solo funcionaba como un digestivo que tomaban ciertos caballeros para hacer la digestión en la sobremesa. Luego llegaron nuevos tiempos (que ya no son tan nuevos) donde nos empezaron a agradar los sabores más dulces porque teníamos fe en el futuro y un hígado capaz de gestionar un alcohol sacado de la caña de azúcar mezclado con Coca-Cola. Si todavía lo sigues bebiendo de esa manera es porque: A) Eres diabético y quieres morir. B) Tienes una personalidad tan fuerte como tu estómago, por lo cual no te importa que la madurez te dé señales de cambio. En conclusión, eres un hombre con una convicción suicida (en caso caribeño, se trata de una gran mayoría).

3. Vodka

El vodka es el eterno aspirante a convertirse en El Gran Favorito, algo que jamás conseguirá por razones desconocidas. Pero en su favor debemos de decir que en países como Rusia o Finlandia producen un producto tan bueno que se puede beber solo (mejor si es dentro de una temperatura bajo cero). Todos sabemos que si se trata de celebrar hasta perder el conocimiento, esta bebida tiene una alta valoración de al menos 9/10. Si lo tuyo es pedir siempre un vodka (tonic, con soda y limón, en las rocas o seco) significa que eres un outsider, un rebelde con causa, alguien que apuesta por el caballo equivocado por las razones adecuadas. Eso sí: si lo tomas con jugo de naranja, mejor ve a consultar el horóscopo con tu chica.

4. Whisky

Si bebes whisky, bourbon o cualquiera de sus primos, hay dos opciones. La primera: que lo tomes mezclado con refrescos, lo cual te convierte en Alguien-Del-Que-No-Tenemos-Nada-Que-Decir-Ni-Ganas. O que lo tomes solo, con hielo o con agua, lo que quiere decir que bebes jugo de madera y, por lo tanto, eres el tipo más interesante del bar y, con toda seguridad, en el que da mejores golpes en la cara a librepensadores e imitadores de los poetas franceses existencialistas. Una personalidad muy a lo Bruce Willis en “Duro de Matar”, lo que todos aspiramos, ¿o no?

Sigue leyendo haciendo click aquí.

Comentarios
Sabía ud que... LOS QUE NO PIDEN FAVORES VIVEN EN NO-RUEGA -------------------------------- Sabía ud que... EL CANTANTE MÁS DURO ES PEDRO PIEDRA. (MARIO HERRERA) -------------------------------- Sabía ud que... EN LA ESCUELA MILITAR SE APRENDE SOBRE LA MARCHA. -------------------------------- Sabía ud que... ENTRE MÁS SILLAS COMPRO, MEJOR ME SIENTO. -------------------------------- Sabía ud que... “LEE ENTRE LÍNEAS” NO ERA BRUCE HACIENDO COCA. --------------------------------