Los líderes de los partidos opositores ucranianos hicieron hoy llamamientos a la calma en el multitudinario mitin que se desarrolla en la Plaza de la Independencia de Kiev, mientras algunos grupos trataron de asaltar edificios oficiales.

Según datos de los partidos opositores, en la plaza se congregaron hasta medio millón de personas, mientras que el Ministerio del Interior de Ucrania habla de 150.000.

“Os pido mucha atención, si alguien os pide que vayáis a asaltar algún edificio oficial, esto puede ser muy peligroso”, dijo el dirigente del partido UDAR, el ex campeón de boxeo Vitali Klichko, a los congregados,

Klichko advirtió de que se deben evitar las provocaciones y responder a éstas, mientras los medios locales informan de distintos incidentes junto a la sede presidencial, el Ayuntamiento y la casa de los sindicatos.

Pero “vamos a estar aquí hasta que se cumplan nuestras demandas, la dimisión del Gobierno de Nikolai Azárov y del presidente”, Víctor Yanukóvich, añadió.

Un grupo de opositores se enfrentó con la policía que custodia la sede presidencial, mientras otro grupo entró en el Ayuntamiento, después de romper las ventanas del mismo.

La agencia rusa ITAR-TASS señaló que “han comenzado enfrentamientos entre manifestantes y policías” que protegen el complejo presidencial y añadió que se escucharon detonaciones y se elevaron columnas de humo, que al parecer se debieron al empleo de material pirotécnico por parte de algunos manifestantes.

Varios medios mostraron a un grupo de opositores montados en una excavadora acercándose al cordón policial que custodia el complejo presidencial.

Con la excavadora trataron de romper las barreras metálicas que rodean la sede, mientras las fuerzas de seguridad, con megáfonos, intentaban convencerles de que se retirasen.

Según un portavoz del Ministerio del Interior de Ucrania, dos policías resultaron heridos cuando impidieron a los asaltantes romper las barreras.

Asimismo, varios medios informaron de que un grupo de opositores entró en el edificio del Ayuntamiento de Kiev y de que la policía se está concentrando alrededor para retomarlo.

En la plaza de la Independencia continúa un masivo mitin de protesta, en el que participan decenas de miles de personas, hasta medio millón, según las cifras ofrecidas por Arseni Yatseniuk, el líder parlamentario del partido opositor Batkivschina, de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko.

Otro dirigente opositor anunció ante los congregados el inicio de una huelga general en Ucrania para pedir la renuncia del presidente y del Gobierno.

Y el líder del movimiento Tercera República de Ucrania, Yuri Lutsenko, exministro del Interior del país, dijo que la protesta de hoy en Kiev se ha transformado ya en una revolución.

“Nuestro plan está claro: esto ya no es un mitin o una acción. Es una revolución”, dijo ante los asistentes que gritaban lemas de “revolución”.

Añadió que la sociedad civil y los políticos “están completando hoy lo que no acabaron durante las protestas masivas de 1991 y 2004”, en referencia a la salida de la URSS y a la Revolución Naranja.

“La República Socialista Soviética de Ucrania está muriendo hoy aquí. Estamos asistiendo a su funeral”, aseguró.

El Gobierno ucraniano asegura que la situación está bajo control

El Gobierno de Ucrania asegura que la situación en la capital del país está bajo control, después de que hoy se produjeran violentos enfrentamientos junto a la sede del complejo gubernamental en los que, según la policía, un centenar de agentes resultaron heridos.

El portavoz del Ejecutivo ucraniano, Vitali Lukianenko, respondió con un enfático “Sí, desde luego”, al ser preguntado por la agencia Interfax-Ukrainy si las autoridades controlan la situación en Kiev.

Los agentes antidisturbios consiguieron rechazar a los manifestantes que por segunda vez en el día de hoy intentaron romper el cordón policía que protege el complejo gubernamental, situado a escasos centenares de metros de la Plaza de la Independencia, donde la oposición celebra un mitin multitudinario.

La policía, según imágenes de vídeo difundidas en internet, consiguió arrebatar a los manifestantes una excavadora con la que en dos ocasiones intentaron abrirse paso hacia el complejo gubernamental.

El jefe del grupo parlamentario del partido opositor Batkivschina, Arseni Yatseniuk, advirtió al presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, contra el uso de la fuerza contra quienes se manifiestan pacíficamente en la capital.

“Ninguno de los participantes en la acción de protesta pacífica ha intentado asaltar la guarida de Yanukóvich”, dijo Yatseniuk, quien recalcó que la oposición actúa estrictamente en el marco de la ley.

Además, el dirigente opositor pidió a la policía que actúe contra los provocadores.

Según los partidos opositores, en la Plaza de la Independencia se ha congregado hasta medio millón de personas para exigir la dimisión de Yanukóvich y de su Gobierno, que encabeza Nikolai Azárov.

El Ministerio del Interior de Ucrania cifró en unos 150.000 los participantes en la manifestación para protestar por la decisión de Yanukóvich de renunciar temporalmente a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.