El plan original del gremialismo era que Laurence Golborne se convirtiera en el parlamento en el líder del sector en el Senado y potenciarlo así para La Moneda, con la premisa de que tras cuatro años en el Congreso la polémica por los cobros abusivos de la tarjeta Cencosud y la existencia de una cuenta en Islas Vírgenes quedaría en el olvido. Pero Golborne perdió el 17 de noviembre el escaño por Santiago Oriente frente a un imbatible Manuel José Ossandón y con ello enterró el diseño de la UDI para rearmarse de cara a las próximas elecciones.

Como es sabido que cuatro años es un periodo breve para forjar una candidatura, en la UDI –el partido más desvalido de figuras frente a los tres presidenciables que tiene RN (Ossandón, Allamand y el actual Presidente, Sebastián Piñera) ya barajan dos opciones para poner en el tablero de rostros a La Moneda: Evelyn Matthei, quien, pese a haber hecho una campaña corta consagró el 37,7% de los votos, y quedó en la cancha “por derecho propio; y Jacqueline Van Rysselberghe, la polémica “Coca”, que ganó en la Octava Región Costa una senaturía y que ha estado por años en la mira para asumir la posta.

Ya en 2004, cuando la candidatura de Joaquín Lavín se derrumbaba y Piñera asomaba tímidamente la nariz –se lanzó en mayo de 2005-, la entonces alcaldesa de Concepción fue considerada para realizar una movida maestra y sacar a Lavín como abanderado, pero en aquella época había más timidez en la UDI que ahora, en que cambió tres veces de candidato y la idea no llegó a puerto.

Sin embargo, en esta ocasión se estima que el minuto de la Coca ha llegado. “Ella siempre ha sido una gran figura para la UDI, fue una alcaldesa muy votada en una comuna muy difícil para la centroderecha como es Concepción, luego cumplió una gran labor como intendenta después del terremoto y ahora ganó en una elección bastante adversa, entonces ella es carismática y triunfadora. Me parece importante que la UDI potencie figuras femeninas y ella es un gran nombre”, afirma la diputada Claudia Nogueira.

LA PROTEGIDA

La personera, además, es una figura protegida por el líder gremialista Jovino Novoa, cuya influencia en la UDI va más allá de que deba dejar el parlamento el próximo año. Tanto así que se da por hecho que la próxima directiva va a ser necesariamente del agrado del “coronel”. En 2011, cuando Van Rysselberghe vivió su peor crisis política, al denunciar el senador Alejandro Navarro (MAS) que había instado a pobladores a mentir para obtener un subsidio para la reconstrucción –circuló un video con los hechos-, Novoa salió en defensa de la dirigente y adujo que la polémica que afectó al gobierno y que culminó con la entonces ministra de Vivienda, Magdalena Matte, fuera de la cartera y Van Rysselverghe desvinculada de la intendencia era “responsabilidad de Hinzpeter, que debería haber apoyado a Van Rysselberghe desde un principio”.

“Yo estoy indignado. Esta es una burda maniobra política que inició Navarro, que ve perdida la reelección si a la ‘Coca’ le va bien. El gobierno no se da cuenta de esto, que es lo más elemental. Tiene que entender que el problema no es administrativo, es político, y la reacción tiene que ser política”, argumentó a La Segunda en ese minuto.

Con la venia de Novoa, ya tiene la mitad del camino avanzado, aunque en lo público el dirigente llamó a actuar con calma.

“Hay muchos liderazgos que proyectar. En la UDI siempre nos hemos sabido reinventar. Tenemos una bancada que incorporó unos 15 rostros nuevos, y ese es el futuro, los cambios generacionales. Podemos mirar con tranquilidad lo que viene, por cierto los nombres de los candidatos son importantes, pero más importantes son los proyectos”, argumentó el senador.

El secretario general de la colectividad, José Antonio Kast agregó que “la UDI tiene que trabajar en formar nuevos liderazgos y encantar a las personas con nuestro partido”, mientras que el presidente partidario, Patricio Melero adujo que “hay muchos buenos nombres, pero la preocupación es por el proyecto que tiene que ofrecer la UDI”.

En tanto, Van Rysselberghe afirmó que “la UDI tiene que empezar a trabajar y concentrarse en las municipales, entonces todos tenemos que potenciarnos, pero yo no tengo ningún interés en ser candidata a la presidencial, quiero ser una buena senadora”.