Luego de que agrupaciones culturales y medioambientales reclamaran por la realización del Rally Paris Dakar en el norte del país y que el Colegio de Arqueólogos presentaran un recurso ante la Corte Suprema, el máximo tribunal lo rechazó.

La acción judicial se dirigía al Instituto Nacional del Deporte, quien organiza la VI versión del Dakar 2014, y acusaba supuestos perjuicios al patrimonio arqueológico del país por el paso de vehículos a gran velocidad.

La tercera sala de la Corte, por unanimidad, rechazó la petición al estimar que no se pudo comprobar que el Rally afectaría los derechos constitucionales de los demandantes.

Según el máximo tribunal el “interés directo e inmediato en la protección de la garantía que invocan” es indemostrable, “razón por la cual carecen de legitimación activa para interponer este recurso de protección”.

Para el ecologista Luis Mariano Rendón y la representante de la Fundación Patrimonio Nuestro, Rosario Carvajal, el certamen provocaría daños arqueológicos y patrimoniales, apelando al derecho constitucional de vivir en un ambiente puro, establecido en la constitución.

Además de argumentar que el certamen produce daños arqueológicos y patrimoniales en su recorrido, el ecologista Luis Mariano Rendón y la representante de la Fundación Patrimonio Nuestro, Rosario Carvajal, apelaron al derecho constitucional (vivir en un ambiente puro), establecido en el artículo 19 de la Carta Fundamental.

En la carrera que se está desarrollando actualmente, compiten en Argentina, Bolivia y Chile, donde finalmente llegará el próximo 13 de enero y terminará el 18 del mismo mes.