Esta tarde luego de que el vocero de los trabajadores portuarios de San Antonio, Daud González, confirmara en conversación con CNN que Fuerzas Especiales de Carabineros desalojó a un grupo de trabajadores portuarios que dejó a 12 detenidos, el Gobierno intervino luego de tres semanas con el fin de resolver el conflicto y llamó a una mesa de diálogo.

En una conferencia de prensa conjunta, que tuvo lugar esta tarde, los ministros de Trabajo, Juan Carlos Jobet; Agricultura, Luis Mayol; y el de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, convocaron a una mesa de negociación en la que el Gobierno jugará un rol mediador, entre las empresas y los trabajadores que permanecen en paro para resolver el conflicto portuario.

“Hemos estimado que dado el tiempo y el esfuerzo transcurrido, esperamos que todos los actores vengan y que la mesa tenga su primera sesión. Esta situación llegó a un punto donde no hay más tiempo”, declaró esta tarde el ministro Jobet.

Recalcando que la prolongación del conflicto ha afectado “gravemente sobre todo a la agricultura, a los trabajadores y también a la ciudadanía además de la reputación y confianza de Chile en el mundo”.

Por su parte el ministro Mayol sacó a colación el paro del año pasado, donde tuvo que dar explicaciones a algunos destinos por el retraso de exportaciones y recalcó que “no sé si en esta ocasión tendré la cara para hacerlo”. Además, volvió a meter cuco con que los compradores de Chile podrían sustituirlo de no resolverse el conflicto.

Finalmente, el ministro de Transportes llamó a “enfrentar los problemas directamente y solucionarlos” ya que “hay muchos afectados injustamente por un conflicto que no han sabido resolver empresarios y trabajadores”.