*Fotografías: Alejandro Olivares.

Cuando saliste de la intendencia por cuestionamientos sobre el uso de beneficios para damnificados del 27- F, fue tu muerte política.
-Eso creían. Pero fueron una serie de acusaciones basadas en mentiras porque veían que yo era una amenaza para algunos. Y fue duro. Me hicieron mucho daño.

Alejandro Navarro fue quien te denunció.
-Navarro dijo tantas mentiras.

El audio era cierto.
-Era una forma coloquial de plantear una cosa que había sido presentada por conductos regulares y no había ninguna irregularidad en el proceso.

Con Navarro estuvieron en Tolerancia Cero y discutieron como si fueran Pimpinela.
-Es que nos conocemos de tantos años y no tengo una mala relación con él.

¿Alguna vez fueron amigos?
-Nunca. No soy amiga de él, ni tengo intenciones de serlo. Tenemos diferencias de fondo y forma. Yo no estoy dispuesta a usar cualquier herramienta para poder ganar ventajas políticas. Y que haya sido electo, lo obligará a trabajar. Porque antes cuando había dos senadores de la Concertación en el Biobío, se dividían los temas y habían algunos, como los del campo, que Navarro no los tomaba. Y ahora como es el único, tendrá que trabajar más y dejar de esquiar o ir a Venezuela.

¿Cómo te reinventaste después que te dieran como caja?
-Es fácil hacer leña del árbol caído. La verdad es que yo estaba tan segura que no había nada, así que dejé que pasaran las cosas. Y no caí. Eso es la resiliencia. Pero aquí estoy de vuelta.

Cual ave fénix.
-Ja, ja, ja. Claro.

¿Es una tapada de boca para quienes te dieron por muerta?
-No sé si como tapada de boca, pero sí una forma de demostrarles que el trabajo bien hecho siempre da buenos resultados, independiente de las malas intenciones.

Hasta el bar The Clinic puso una lápida en tu nombre.
-Y un trago también, ja, ja, ja.

En Facebook, incluso, hay un grupo que se llama “Más careraja que Jacqueline Van Rysselberghe”.
-Es que en Concepción hay gente muy ligada a militantes de la Concertación, que son extremadamente odiosos. Y la verdad es que no les presto mucho la atención.

GAYS Y ADOPCION
Hace poco dijiste en una entrevista “qué culpa tiene el niño que sea adoptado por una pareja homosexual”.
-Sí, y me dieron como bombo en fiesta.

Qué pasaría si un hijo tuyo fuese gay. ¿Cambiarías de opinión?
-No, yo creo que no. No tiene nada que ver. Estamos hablando de los derechos de adopción. No estamos hablando de los derechos civiles de los homosexuales, de regular la convivencia en pareja, nada. Al estar hablando de una adopción, estamos hablando de un tercero. Ni siquiera estamos hablando de la custodia de un padre biológico que de repente acepta y da a conocer su homosexualidad. Es un tercero que es adoptado por una pareja homosexual. Y en ese caso los derechos del niño prevalecen sobre los derechos de una minoría.

¿Qué tiene de malo que los gays adopten?
-Está demostrado ampliamente, a nivel internacional, que las condiciones óptimas para el apoyo emocional de un niño es una pareja estable.

Una pareja estable puede ser también hombre con hombre o mujer con mujer.
-No, no. Me refiero a una pareja estable heterosexual. Porque, ¿qué es lo que ha perdido el niño? Perdió a un papá y una mamá. Y lo que el Estado tiene que hacer es restituirles al papá y la mamá. La adopción es para suplir la familia. Estamos hablando de alguien que no tiene a nadie en el mundo.

Pero en qué está mal que ese niño, que no tiene a nadie, sea adoptado por una pareja homosexual.
-No creo que esté malo ni nada de eso. Pero no es lo óptimo.

Pero hay parejas homosexuales que tienen hijos.
-En ese caso, en que el niño es hijo biológico de un padre homosexual, tendrá que aceptarlo como parte de su realidad y de lo que vive. Pero un niño que no tiene papás, que fue abandonado, que no tiene ningún pariente biológico que se haga cargo de él, el Estado tiene que tratar de entregarle la mejor familia que se acerque lo más posible a la familia que perdió.

¿Por qué una pareja homosexual no cumple con esos requisitos?
-Los movimientos homosexuales dicen que no pasa nada, pero hay estudios que plantean que sí se generan efectos negativos, que hay más trastornos emocionales de niños que han convivido con parejas homosexuales. Hay menor estabilidad laboral, una serie de cosas… ellos dicen que no es así. Está bien. Pero tengo todo el derecho de plantear mi opinión que, por lo demás, es mayoritaria.

Pero qué te hace creer que sea mayoritaria.
-He revisado encuestas en internet. Hay una que no me acuerdo en este minuto, de la Universidad Diego Portales, que no es cercana a mí, donde dice que el 70% de las personas está en contra de la adopción de parejas homosexuales.

Te niegas a la posibilidad de la adopción, porque también crees que discriminarán a esos niños.
-A ver, esa es una realidad que se ha visto en otros países también, donde hijos de parejas homosexuales no sé si son discriminados, pero sufren el peso de ser minoría.

Pero lo que está mal no es el niño discriminado, sino el que lo discrimina.
-Sí, pero por qué vas a tener que pasar por eso si es que tienes la opción de ser adoptado por parejas heterosexuales.

El Movilh dijo que tenías ideas cavernarias.
-Ja, ja, ja. Los encontré muy insolentes, discriminatorios. Me pareció curioso que quienes pidan tolerancia practiquen la intolerancia.

ABORTO

Dentro de los planes de Bachelet está regularizar el aborto terapéutico.
-El aborto terapéutico es una falacia. Hoy no existe la disyuntiva de salvar la vida de la madre versus la del hijo. Hoy se trata de salvar la vida de ambos. La medicina está tan avanzada que se puede salvar niños de 500 gramos.

Lo que se está pidiendo es regularizar los casos.
-Si es necesario, por la razón que sea, sacar a la guagüita del útero, tratas de salvar a los dos. Por si alguna razón la guagua no controló temperatura, no pudo respirar, no sé qué, bueno, falleció, no es que tú la hayas abortado.

Pero hay madres que tienen que cargar con un feto durante nueve meses sabiendo que no vivirá cuando nazca.
-En esos casos, tampoco estoy de acuerdo, porque la dignidad del ser humano parte no sólo por la dignidad de la vida, sino que también por la dignidad de la muerte. Y si tú le explicaras a una mamá lo que es un aborto… siempre es triste para una mamá que un niño se muera y saber que tu hijo no podrá vivir es triste. Y lo que se plantea es cómo va a vivir con esa pena los nueve meses. Y explícale a la mamá que el aborto significa que le van a dilatar el cuello del útero, le van a meter una aspiradora y le van a sacar a esa guagüita que está ahí dentro. Y pregúntale si ella prefiere que muera así descuartizado-porque así es, te entregan pedacitos- o que muera dos o tres horas después de haber nacido, pero en los brazos de su mamá y con dignidad, con el papá, el cura, el pastor…

Pero no todos quieren llegar a eso.
-Pero tiene que ver con la dignidad. La muerte del ser humano tiene que ser digna. No puede morir descuartizado.

El aborto a secas te da urticaria.
-¡Un ataque! En el fondo, lo que han hablado los movimientos feministas, es usar el aborto como mecanismo de anticoncepción y como parte de los derechos reproductivos de la mujer. Y ahí, menos. Si quieren regularizar su natalidad hay miles de formas de hacerlo. Y no matando a un ser que está vivo.

Tú prohibiste la entrega de la píldora del día después.
-Para mí la píldora del día después es abortiva. A mí me da lo mismo que se haga un aborto a los ocho meses, a los seis, o al primer día. Es aborto. Para mí desde el momento de la concepción es una vida independiente. Es un feto con vida desde el primer minuto. No depende del tamaño.

Ena Von Baer decía que la mujer prestaba el cuerpo, por lo que no tenía ninguna autonomía para decidir si quería abortar o no.
-Lo que ella quiso decir es lo que pienso yo: que son dos vidas independientes. A lo mejor se puede decir de otra manera para que no se preste para otras interpretaciones. En el fondo, lo que hace la guagua es usar el cuerpo de la mujer para nutrirse, vivir, respirar, mientras va creciendo. La mujer tiene la suerte de poder engendrar vida dentro de ella misma. No es tu vida, sino que una paralela que tendrá un color de pelo distinto al tuyo, ojos distintos al tuyo y si la medicina fuera tan avanzada, probablemente podría hasta vivir el feto desde el comienzo fuera de tu cuerpo…

Eso es como un presta el cuerpo 2.0
-No, no, no. No es un parásito, no es parte del mismo ser, son vidas independientes que necesitan de la vida de la mamá para poder subsistir.

¿Pero no crees que sea una decisión que atañe a la mujer?
-La decisión de la mujer es embarazarse cuando estamos hablando de derechos reproductivos. Una vez que está embarazada hay que tener en cuenta el derecho de la guagua.

Y si esa madre no quiere ser madre.
-Entonces, que lo dé en adopción.

LA MARIHUANA Y LA UDI
¿Has fumado marihuana?
-Una vez fumé marihuana, pero fumé poquito. Estaba en la universidad. No me gustaba mucho porque encontraba que muchos amigos que fumaban, se les acababa la marihuana y no eran capaces de pasarlo bien. Esa especie de dependencia sicológica para pasarlo bien, no.

¿Y tú lo pasaste bien?
-Es que la probé, nomás. No sentí mucho. Yo creo que probé poco.

Ahí está el problema. Quizá fue muy poco.
-Puede ser. Pero no me gustaba por el ambiente que se generaba. Mis compañeros se ponían medios lesos y se reían.

Hace un tiempo se le encontró una plantación de marihuana a tu marido.
-Era mentira. En campaña se inventan tonteras. Pero da lo mismo.

¿Eres partidaria de cambiar la Constitución?
-Se puede discutir y perfeccionar. No estoy cerrada a que se generen las discusiones, pero que se haga bajo instancias institucionales. Creo que la Asamblea Constituyente es un disparate, porque no está en la Constitución, no está normado quienes formarían la asamblea ni quienes la nombrarían. La Constitución que rige a un país tiene que ser fruto de acuerdos políticos. Y me parece que la instancia está en el parlamento.

¿Pero eres partidaria de cambiarla?
-Podría cambiarse el binominal. Yo fui atleta, campeona nacional y me gustan que ganen los que ganen. Si van a ganar dos, que gane el primero y el segundo. No ni el primero ni el tercero. Y estaría absolutamente disponible a cambiar el sistema, pero sin aumentar el parlamento.

A fines de marzo habrá un consejo doctrinario de la UDI. ¿Llegará al fin la noche de los cuchillos largos?
-La UDI llegó a ser el partido más grande y lo sigue siendo, asumiendo el desafío de conquistar las poblaciones. Por eso es un partido popular. La UDI surgió cuando la extrema pobreza era el problema más grave de Chile. Hoy eso sigue siendo un problema, pero hay una gran cantidad de gente que ya no está en la extrema pobreza, como hace 30 años, sino que en una clase media que quiere surgir, y ahí están los problemas.

Una de las críticas que le hacen a la UDI es que ya no sea la UDI popular.
-Efectivamente, en estos cuatro años la UDI se dedicó a defender el gobierno. Se puso detrás como partido disciplinado que es.

¿Le jugó en contra ser disciplinado?
-Es lo que tenía que hacer. Es un partido de gobierno. Pero eso la desvió un poco de su eje que era estar conectada con los problemas reales de la gente. Y en un plazo muy corto, Chile cambió.

¿Dio un giro hacia la izquierda?
-Yo creo que sí. Pero también cambió porque la situación económica de la gente cambió.

Jovino Novoa dijo hace poco que una de las grandes tareas de la UDI era sintonizar con los movimientos sociales.
-Es lo que te digo. Hoy, la gran demanda de la gente va por un tema de justicia social. Y todos nos sentimos a veces pasados a llevar por el sistema: por los bancos, las isapres, las AFP, el Estado, las grandes empresas, en fin. Hoy la gran demanda de la gente es en poder saciar sus necesidades que no son básicas, sino que aspiracionales. En eso, la UDI se ha demorado en reaccionar. Pero si interpreta eso, podrá interpretar esas demandas para poder exigir la satisfacción de ellas.

¿Qué te parece la tercera vía en la derecha con nuevos movimientos como Amplitud o Evópoli?
-En general, las peleas dentro de los partidos me parecen mal. Es malo que se haya producido esta fractura dentro de RN. Dado que se dio, espero que se tenga la capacidad de poder llegar a acuerdos para seguir trabajando juntos.

¿Son tan liberales como ellos dicen?
-Tienen ideas distintas, así como en la UDI hay personas que tienen ideas diferentes.

¿Se puede ser liberal en lo valórico dentro de la derecha?
-Absolutamente. Es cosa de ver algunos. No los voy a nombrar, ja, ja, ja,

¿Quién?
-Es cosa de ver sus vidas, je, je, je. No, no. Pero hay de todo. Yo no soy liberal. Soy conservadora en los temas valóricos y no tengo complejo en decirlo. Pero cuando uno plantea una visión más conservadora, los movimientos sociales, en algunos casos, son súper agresivos y se tiran como guiña encima para descalificar e insultarte.

¿A quién te refieres?
-A los voceros. La experiencia que uno tiene es que son bastante agresivos. Por ejemplo, la experiencia conmigo con el Movilh fue súper agresiva.

¿Cómo evalúas el gobierno de Piñera?
-Le tengo mucho cariño al Presidente, hizo un gran gobierno y dejó la vara muy alta. Pero tuvo algunas falencias en lo político. De hecho, es muy raro que un tan buen gobierno y eficiente, pierda una elección. Probablemente, hubo problemas con los partidos, faltó más manejo político de los temas, no sé. Y claramente es una contradicción.

¿Qué te pareció que cerrara el Penal Cordillera?
-Inoportuno. Podría haber sido trasladado Contreras a otro penal de alta seguridad, porque es el colmo que aparezca dando una entrevista como si fuera un político. Pero, claramente, la campaña presidencial no era el momento para hacerlo, porque le jugó en contra a Evelyn.

¿Votaste por el SI?
-Sí. Y no me arrepiento. Uno tiene una forma de ver la vida de acuerdo a como te tocó vivirla. A los 18 años, lo que yo recordaba del gobierno de Allende eran las colas que nos tocaba hacer. Y lo que veía del gobierno de Pinochet era que nos iba a salvar de eso. No tenía ninguna razón para votar en contra.

¿Y ahora con el paso del tiempo?
-Todos son generales después de la guerra. Y en ese momento sentía que tenía que votar por el Sí y no me arrepiento. Ahora, probablemente, si tuviera que votar lo haría por el NO. Pero no me arrepiento de haber votado, porque era lo que pensaba en ese momento.

Qué piensas de lo que ocurre en Venezuela. ¿Se están violando los derechos humanos?
-Me llama la atención esta teoría del empate que existe en la sociedad chilena. Que se hayan violado los derechos humanos de Pinochet, está mal y que se violen los derechos humanos en el gobierno de Maduro también está mal. Me llama la atención el doble discurso de la izquierda para no condenar la violación a los derechos humanos no sólo en Venezuela, sino que también en Corea del Norte y Cuba.

¿Cómo reaccionaste cuando Pepe Auth dijo Jacqueline “Van Rysselverga”?
-Me dio un poco de vergüenza. Pero yo creo que lo hizo sin querer, sin propósito.

¿Encuentras clever a alguien de la Nueva Mayoría?
-Encuentro clever a Escalona y me habría encantado que le hubiera ganado a Navarro. Habría sido un aporte para la región. Es inteligente, buen político. Tengo buena impresión de Isabel Allende, una buena política.

Eres Opus Dei, ¿cómo conociste La Obra?
-Cuando estaba saliendo del colegio. No había hecho ni siquiera la primera comunión, pedí que me prepararan, dejé de ir, después volví y ahora sigo en el Opus Dei. La filosofía del Opus Dei es tratar de hacer bien lo que uno hace. Para los que somos católicos, es servir a Dios y eso lo trato de llevar a la política.

¿Qué tan cierto es el uso del silicio en las mujeres?
-No tengo idea..

Pero se hace en algunas partes. ¿Qué te parece la mortificación corporal?
-Nunca lo he visto. Lo que sí es cierto es que para el viernes santo uno no come. Pero no es más que eso. No hay ninguna cosa rara… Voy a llegar al Senado de rodillas mañana, ja, ja, ja.