“Acá en el Carmela obviamente que hay un poco de temor ante la reforma porque no la conocemos. Sin embargo, estamos adelantándonos un poco. Al menos acá la reacción va a ser propositiva y no a la defensiva”. Así resume la presidenta del centro de estudiantes del Liceo Carmela Carvajal de Prat, Bárbara Navarrete, la situación que viven hoy los llamados “colegios emblemáticos”, que según lo anunciado por el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, dejarán de elegir por mérito a sus alumnos en el futuro tras la aprobación de la ley que eliminará la selección de los establecimientos educacionales.

El titular del Mineduc ha explicado que la reforma será gradual, pero que acabará con ese tipo de discriminación en los liceos, que históricamente han escogido entre los mejores estudiantes de todo el espectro educacional público.

“Vamos a dar un periodo de adaptación relativamente largo, con evaluación, en que vamos a ir incrementando la cantidad de niños que va a ir llegando con un método distinto, que no seleccione por prueba”, argumentó Eyzaguirre.

La medida ha generado la reticencia de sectores de la derecha chilena, quienes han criticado el proyecto y han defendido la creación de liceos de excelencia. El ex ministro de Educación José Joaquín Brunner afirmó que “el propio Estado va a hundir sus buques insignia”, mientras que Joaquín Lavín, ex presidenciable y también titular del Mineduc durante el gobierno de Sebastián Piñera, dijo que el “fin de selección en liceos públicos de excelencia afectaría en materia de movilidad social”

Ante el anuncio, los estudiantes secundarios tomaron nota de las declaraciones y ya comenzaron a delinear su posición frente al tema, el que reciben de buena manera, aunque critican el no conocer todavía el contenido del proyecto de Ley que enviará el Mineduc, anunciado para antes del 21 de mayo.

“Nosotros creemos que finalizar con la selección es un buen método para terminar con la segregación socioeconómica y espacial. No obstante, tenemos que revisar en detalle el proyecto. Nos preocupa por qué se va a reemplazar. Ese es un debate que está abierto, en el cual nosotros tenemos que incidir”, señala el vocero de la Cones, Ricardo Paredes, ex presidente del centro de estudiantes del Liceo Manuel Barros Borgoño.

Según Paredes, ellos creen que el fin de la selección es un gran progreso, pero los colegios emblemáticos no seleccionan por razones sociocenómicas, “por lo tanto, no se ataca el tema de fondo”. “A mi juicio, la educación debe tener un giro de 180 grados. La selección para mí es fomentar la competitividad en el sistema y debería ser un lugar de encuentro”, dice.

Por su parte, en el Carmela Carvajal de Prat, dicen no tener una definición clara todavía, pero que a pesar de eso se está trabajando en conjunto con el Municipio para cambiar el actual sistema.

“Estamos trabajando a nivel del Consejo Escolar -donde participa desde el directorio hasta el centro de estudiantes- en base al proceso de admisión de Providencia que se trabajó el año pasado. Aunque entendemos que desde el gobierno central se presentará el proyecto de fin a la selección, nosotros estamos trabajando ya con esto, con algo que esperamos sea un referente a esta reforma educativa”, señala Navarrete.

Muy encima

Sin embargo, Navarrete califica como lamentable que estando tan encima de la reforma el Mineduc “todavía no emane un documento oficial y estemos trabajando en función de las declaraciones del ministro”. Además, afirmó, que “en el Carmela obviamente que hay un poco de temor ante la reforma porque no la conocemos”.

El año pasado, los colegios emblemáticos ya se resistieron al proceso de selección universitario, con la inclusión del “Ranking de notas” en varias universidades del Cruch. Ante este antecedente, los estudiantes dicen que va a depender también de su fuerza empujar a que las reformas que se impulsen tengan sentido.

“Es de esperar que en liceos como el Instituto Nacional, el Carmela Carvajal, el Liceo 1 e incluso el mío (Barros Borgoño) exista cierta oposición de los rectores o la plana directiva del establecimiento. No obstante, somos los estudiantes los que debemos estar ahí para presionar y empujar mucho más aún las reformas que se van a implementar en este sentido. Es decir, hoy los estudiantes secundarios, sobre todo los de los emblemáticos, debemos reconocer lo que se está jugando acá, que es la posición conservadora versus comenzar a terminar con la segregación”, dice Paredes.

Por ahora, desde el Ministerio de Educación aseguran que se definirá primero un calendario de transición para estos liceos, además de ajustes a los actuales procesos de admisión.

Según aseguraron fuentes del Mineduc a un vespertino, el proceso en estos liceos será gradual, reduciendo porcentualmente a los alumnos que ingresen vía selección hasta que se acabe.

Además, la idea es ajustar la actual selección -como el modelo que lleva adelante hoy la comuna de Providencia-, tomando en cuenta que midiendo sólo el mérito los liceos actualmente tienen más estudiantes de los quintiles IV y V, discriminando igual por nivel socioeconómico.

Según el ministerio, la idea es que el nuevo sistema de selección no sea arbitrario y no se preocupe de reclutar sólo a los con mejor rendimiento escolar.