Una nueva ley rusa impulsada por Vladimir Putin busca castigar hasta con cinco años de cárcel a aquellas personas que nieguen los crímenes cometidos por los nazis.

Según indica RT, esta ley federal “penaliza la negación de los hechos probados en los Juicios de Núremberg, el rechazo al castigo impuesto a los principales criminales de guerra de los países europeos y el beneplácito por los crímenes especificados en sus fallos”.

Otra ley también relacionada con la Segunda Guerra Mundial dice que no se puede difundir información falsa sobre lo hecho por la URSS en este evento bélico, para así “luchar contra los ataques a la memoria histórica de los hechos que tuvieron lugar durante la II Guerra Mundial”.

Esta ley se sumaría a las ya existentes en países como Alemania, Francia, Austria y Bélgica, en donde esto ya se encuentra penalizado, tanto la negación como la justificación de estos crímenes.