El viernes pasado ocurrió una complicada situación en la línea 9 del metro de México cuando un conductor ebrio del tren subterráneo no se detivo en dos estaciones y terminó abriendo las puertas del convoy en medio del túnel.

Los usuarios increparon al hombre que venía con unos cuantos tragos demás en medio de su compleja labor.