Ex ministro Mañalich y polémica por construcción de Hospital de Puente Alto: “A lo mejor fue un error”

Jaime Mañalich, ex titular de Salud, enfrenta todas las críticas a su gestión y aunque insiste en que Piñera cumplió con lo prometido en el área al afirmar que ponía “la primera piedra de la primera etapa” del Hospital de Puente Alto, admite que hubo equivocaciones. “A lo mejor fue un error. La comparación con Curepto tal vez es válida desde el entendimiento de la gente”, asegura.

Una de las principales críticas a tu gestión es que hubo un gasto de $20 mil millones de pesos en compra de días cama para pacientes críticos en clínicas privadas y que de esa suma, 6.636 millones llegaron a la Clínica Las Condes donde fuiste director 15 años. ¿Cómo respondes a los cuestionamientos?
En la reforma de salud del año 2005 el Presidente Ricardo Lagos deja estipulado con bastante sabiduría que tanto los servicios de salud como Fonasa cuando hay una necesidad de urgencia vital pueden hacer compra de servicios a privados para que los pacientes salgan adelante. Esto se institucionalizó de forma bastante inorgánica durante el primer gobierno de Bachelet. En esa administración se gastó el 1.4% del presupuesto en salud en compra a privados. Durante el gobierno de Piñera se compró un 1.0% a privados y mucha de esa compra fue después del terremoto porque quedó la estructura hospitalaria muy dañada con 4.200 camas menos. Lo que hizo el director de Fonasa fue hacer una licitación pública mediante el portal Chilecompras por un concepto de “día cama integral”, es decir, el total. Postularon distintas clínicas. Las más caras fueron Santa María e Indisa.

¿Y entonces?
Durante el año 2013, la compra fundamental fue en diálisis. De todo el dinero extra del sistema un 1% se gastó en clínica Las Condes, que fue, en orden de mayor a menor el sexto en recibir recursos. Cuando la actual directora de Fonasa hace el punto de prensa dice que en camas críticas se compró a la clínica Tabancura y Las Condes sin decir que durante el gobierno de Bachelet se gastó más plata en la clínica Las Condes. Entonces aquí hay mala intención porque claro, como yo fui director de la Clínica Las Condes creen que por ahí pueden entrar y no mencionan 1) las cifras del gobierno de Bachelet; 2) que las compras las hace el director de Fonasa y 3) que fue a través de una licitación.

En abril de 2010, cuando recién habías asumido, Ciper publicó tu declaración de Patrimonio. Consignó que “no se pudo verificar si se desvinculó o no de las cinco sociedades que faltan en sus declaraciones: Servicios de Salud Integrados S.A., Diagnósticos por Imágenes Ltda., Seguros CLC S.A., Inmobiliaria CLC S.A. y Sociedad de Prestaciones Médicas Las Condes S.A”. ¿Te desvinculaste?
Absolutamente desvinculado. De hecho, dos meses antes de asumir vendí todas las participaciones, algunas de las cuales eran nominales, pero todo eso fue zanjado antes de asumir. Como ministro nunca tuve conflicto de interés. En todo caso, eran una pocas acciones. Era dueño de una perilla de la puerta.

Mantuviste vigentes las siguientes sociedades: Inversiones Muxi, Asesorías e Inversiones JMM, y la Sociedad de Profesionales de Medicina Interna. ¿Alguna de ellas tiene o tuvo algún interés en Clínica Las Condes?
Ninguna. De las asesorías de medicina interna me desvinculé incluso antes de ser director de la Clínica. Tengo hasta los certificados del gerente de la clínica que lo acredita.

¿No ganaste un peso con la compra de días camas?
No, absolutamente no. Además mientras yo era ministro, el director de Fonasa, que recibió una instrucción de la Superintendencia de Salud en un juicio en que ese organismo fue árbitro en un caso sobre la ley de urgencia, obligó a Fonasa a pagarle $500 millones a la clínica Las Condes y el director de Fonasa fue a la Corte Suprema para no pagar y ganó.

¿Y por qué crees que este tema fue el más destacado del informe de Salud?
Se puso el acento en lo de las camas críticas para desprestigiarme y pasar una cuenta.

¿Por qué si no eres candidato a nada?
Creo que se hace un cálculo erróneo de que yo soy tan cercano al Presidente Piñera que si se me daña a mí se está de alguna manera dañando la imagen del Presidente. Es cierto que somos amigos, pero no lo van a dañar. Además hay cierta esquizofrenia en los ataques.

¿En qué sentido?
La ministra publicó un documento con ocasión del 21 de mayo en que destaca de 2013: la ley de tabacos; la etiquetación de alimentos; las nuevas vacunas; el bono por trato al usuario -1 a 3 sueldos para el funcionario si los usuarios los califican bien-; que se terminaron de construir 26 nuevos hospitales; que se creó la agencia nacional de medicamentos; que se creó el programa de prevención de embarazo adolescente; entonces es esquizofrénico el discurso a la prensa con lo que ellos dejan por escrito sobre mi gestión, por eso quiero ir ahora ya a la comisión investigadora.

EL CUREPTO DE PIÑERA

¿Qué pasó con el hospital de Puente Alto?
Cuando llegamos al Gobierno, la situación en salud era complicadísima en Puente Alto. El sanatorio de San José de Maipo había tenido un alud así es que tuvimos que invertir plata en el Sótero del Río, ahí además planeamos construir un modernísimo hospital que está paralizado y por el que el alcalde Codina no ha dicho nada. Bueno, cuando llegamos al Gobierno en Puente Alto estaba proyectado un CRS -Centro de Referencia en Salud-, esos hospitales sin cama que le gustaban a la ministra Barría, como el de Alto Hospicio, el que inauguró en Talca, absurdo, porque los hospitales tienen que tener camas, entonces dijimos: vamos a hacer un CRS y al lado un hospital. Evidentemente para eso tuvimos que hacer el diseño y ahí se gastaron $1.000 millones; y le dijimos al alcalde que había que cambiar el plan regulador. Durante el año 2010, 2011, 2012 le pedimos al alcalde y le pidió el señor Teke, que ahora trabaja en inversiones del ministerio, y que ha sido uno de los principales críticos de nuestra gestión, que lo hiciera. El alcalde dijo que sí, que no, que lo iba a hacer, pero que le diéramos nomás porque el director de obra municipal le daría permiso, lo que es ridículo porque el director de obra puede dar permiso temporal por tres años. ¿Entonces cómo íbamos a licitar, sin eso listo? Seguimos adelante, con el compromiso del alcalde de cambiar el plan regulador en octubre de 2014 para construir en altura y concordamos dejar recursos aprobados para este año. Lo que pudimos comprometer fue la primera etapa y eso fue lo que inauguramos.

¿Entonces con el plano que existía no se podía construir un hospital?
No se podía construir.

Y si no estaba listo el plan regulador, ¿por qué aceptaste ir a poner la primera piedra?
Porque dijimos que se estaba poniendo la primera piedra de un hospital que se iba a construir en dos etapas. Eso lo dijimos clarito.

Fue algo como el Hospital de Curepto, que se inauguró para que la Presidenta Bachelet cortara la cinta aunque no estaba listo.
Nosotros pusimos la primera piedra de la primera etapa del hospital. Eso se hace cuando se le entrega a la empresa constructora el terreno saneado. Tu comparación es con Curepto que se inaugura con enfermos falsos, con equipos traídos desde otros hospitales, que para el 27/F hay que deshabitarlo, no me parece.

En Curepto la gente creyó que iba a tener un hospital y no lo tuvo. En Puente Alto lo mismo, fueron a poner la primera piedra de algo que en rigor no era un hospital porque se acababa el mandato.
A lo mejor fue un error. La comparación con Curepto tal vez es válida desde el entendimiento de la gente, sobre todo cuando un matutino -al borde de la ética- dijo que eso siempre iba a ser un simple consultorio y eso no es así, iba ser primero un CRS y luego un hospital.

Ya. ¿Entonces el error del que hablas fue del Gobierno?
Fue un error también confiar en que el alcalde iba a cumplir su palabra.

Pero de ustedes también por no dejar claro de qué se trataba, porque la gente no entiende eso de “la primera piedra de la primera etapa”. Cree que si dicen “hospital” eso es.
Tomo las palabras de la ministra Helia Molina cuando dice que muchas veces las autoridades hablamos en términos que la gente no comprende. Y cuando el alcalde Codina va donde la ministra y le pide un hospital y la ministra le dice “pero si lo vamos a hacer” y tal cual fue planeado porque hay que seguir los mismos pasos que nosotros dijimos y entonces Codina recién ve la luz porque me parece que también hay un afán político.

¿Cuál?
Codina es un hermano siamés de Ossandón, recibe las instrucciones de él sobre cómo dañar a Piñera y lo hace. Y desconocen que el Presidente Piñera hizo lo que debía: puso la primera piedra de la primera etapa del hospital que es el CRS y eso está adjudicado.

Pero entiendes que hay confusión.
Sí, pero no hay mala fe. Bachelet dijo en su primer gobierno que había inaugurado un hospital en Alto Hospicio, Talca, Las Higueras. Todos esos eran un CRS y no lo eran, porque en la mentalidad y en rigor hay camas.

Siguiendo la comparación lo de Bachelet es falso y lo de ustedes también.
Pero te ruego por favor que veas lo que dijimos exactamente.

Lo que te digo es que el lenguaje indica en esa inauguración que habrá hospital y eso ustedes no podían hacerlo.
Eso es responsabilidad de Codina. Él sabía que necesitaba cambiar el plan regulador, entonces ahora se hace el sorprendido. La decisión final depende del Consejo Municipal. A diferencia de lo que ocurrió con El Salvador, que se allanó a hacer un hospital concesionado y se licitó, se tomó razón de la Contraloría, y se tiene que empezar a construir.

MAIÚ Y EL ABORTO
¿Qué pasa con el hospital de Maipú? Las críticas son varias: a cinco meses de la inauguración hay un déficit de 60 por ciento en los especialistas, el servicio de maternidad aún no abre, las cirugías recién comienzan a funcionar en junio, etc.
El hospital de El Carmen es un caso similar al de La Florida, se entregó equipado. Un hospital demora en madurar, en estar al 100%, uno o dos años. Nosotros pedimos al parlamento un marco jurídico para operar que no se nos entregó, porque hubo que asumir un CRS, donde ahí hay gente que está contratada por CRS por $5 millones y gente que cumple la misma función por $2 millones. Como sea, este gobierno lleva dos meses, nosotros dejamos la opción de tener médicos extranjeros. Teníamos 11 neonatologos dispuestos a venirse y no fueron llamados por esta administración, entonces que se hagan cargo.

¿Es responsabilidad de este gobierno?
Es responsabilidad de este gobierno poner en marcha ese hospital y si no han podido es porque echaron a todos: directores, gestores, especialistas.

¿Hablas de una persecución?
Es una persecución política contra mí porque han echado a quienes se allanaron a trabajar con nosotros. Es el caso de Patricia Méndez, la ex directora de la Posta Central, que se sacó la mugre, que pidió ser traslada como jefa de turno al hospital de Maipú, al tercer día del nuevo gobierno, la echaron. Tuvo que presentar un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones y tuvieron que recontratarla. Estamos hablando de una cirujana de primera categoría con más de 25 años a la que la sacaron por ser amiga de Mañalich.

El problema es que te está criticando gente de la Alianza. La visita de inspección al hospital de Maipú fue de Guido Girardi y Carlos Montes, pero también Andrés Allamand y Manuel José Ossandón.
No fue algo serio. Si realmente los senadores quisieran entregar propuestas, me parecería excelente, virtuosísimo, pero lamentablemente no fue eso lo que sucedió.

¿Qué sucedió?
Un punto de prensa con objetivos claros. En el caso de Allamand y Ossandón ellos quieren estar en la papeleta de la próxima elección y la principal dificultad para que ello ocurra se llama Sebastián Piñera y desde un principio Ossandón con más torpeza y Allamand con más astucia han trabajado en su objetivo. Allamand se bajó de esta estrategia por la andanada de críticas por la falta de lealtad. Ahora, si Ossandón piensa que la Nueva Mayoría va a creer que él es un buen candidato porque critica al gobierno de Piñera está muy equivocado y donde lo quiero ver de verdad a él, que se negó sistemáticamente a entregar el anticonceptivo de emergencia, es en la discusión del aborto.

Vamos a eso. ¿Qué te parece el anuncio de legislar de la Presidenta sobre el aborto en casos específicos: riesgo vital, inviabilidad fetal y violación?
Primero, el contexto político. Ella tenía que abordar este tema porque ella hizo promesas en la campaña presidencial. Tiene a Girardi escapándose por los palos con una agenda pro aborto, que reinstaló un día después del discurso de Bachelet. Bachelet frente a eso hace un anuncio lo más conservador posible y chutea la pelota, y yo creo que por agenda legislativa -reformas tributaria, educacional, constitucional-, no se va a sacar ningún proyecto.

¿Crees que no habrá ley?
Es difícil sacar ese proyecto, pero la pregunta real es sobre qué se va a legislar. El riesgo de vida de la madre no es un tema: hoy se privilegia la vida de la madre y si producto de eso muere el feto, pues mala suerte. Es una práctica habitual, concordada, ni la Iglesia tiene problemas con eso. Lo que se necesita discutir en Chile si el aborto es una política anticonceptiva, porque quienes abortan no son las adolescentes, son mujeres adultas. El segundo punto es cuándo el feto es inviable. Si es anancefálico, comprensible, pero qué pasa si tiene el cerebro sólo más pequeño que lo normal, si le falta una patita, si tiene una trisomía 21 (síndrome de Down), ¿vamos a legislar por el aborto eugenésico, para mejorar la raza? No lo sabemos.

¿Y en qué casos tú, más allá de lo que se conoce hasta ahora, estarías a favor de legislar sobre el aborto?
Creo que se debe legislar para el primer caso -riesgo de vida de la madre- y por ningún motivo por inviabilidad o violación, en el entendido de que se puede producir un parto prematuro, que no es embarazo, a las 24 semanas en casos específicos como anancefalia. Eso es posible de acuerdo a la legislación chilena. Por lo demás la distancia de tiempo entre que se detecta un feto inviable y las 24 semanas es un periodo muy corto.

¿No por violación?
No porque creo que existen otros métodos como el anticonceptivo de emergencia como la píldora del día después, que nosotros fuimos campeones en repartirlas.

Pero en casos de abusos sostenidos a una menor, por ejemplo, cuando se conoce el embarazo ya no es aplicable el anticonceptivo de emergencia.
Hay un punto crucial: qué pasa cuando aparece alguien y dice que está embarazada producto de una violación, ¿cómo se sabe que eso es cierto? Si se dice que fue un señor determinado, se debe tomar preso al acusado. Pero ¿cómo se certifica que está diciendo la verdad? ¿Cuánto tardan los peritajes? Si la ley se va a limitar al delito de violación, digo, “perfecto, pero ¿cómo se garantiza que eso es así?”. ¿Y qué pasa con la presunción de inocencia? Ya, se va a un juicio, pero cuánto tarda ese juicio para alcanzar a hacer un aborto. Y luego, si se aprueba debe transformarse en un derecho y ver dónde y cómo se van a realizar. Entonces, es muy, muy complejo.

LAS SALIDAS DE MADRE

¿Estás conforme con la pega que hiciste en el Minsal?
Es muy luego para decirlo, pero yo estoy conforme con mi trabajo.

¿No te arrepientes de haber sido un polémico en tu cargo?
No.

¿No? En agosto de 2011 dijiste, producto de una huelga de hambre de estudiantes, “cuando una persona dice que está en huelga de hambre, en la inmensa mayoría de los casos, miente, no está en huelga de hambre”.
Sí, porque entre los escolares que estaban en huelga de hambre había una que sí estaba, y ella me preocupó, los otros estudiantes no estaban en huelga de hambre y la literatura internacional confirma que la mayoría de quienes dicen estar en huelga de hambre, no lo están.

En septiembre del año pasado dijiste, “los anestesistas son en Chile hoy una vergüenza para la profesión médica” y tuviste que ofrecer disculpas.
Fue un comentario excesivo. Una parte sustantiva de las transferencias a privados es el pago a sociedades de profesionales que trabajan en el mismo hospital en horarios de sábado o domingo a honorarios muchos más caros. Ese es un vicio que debe ser corregido porque son prestaciones que deben realizarse en horario normal.

Y hubo una que me dio miedo. Cuando increpaste al periodista de El Mercurio y le dijiste que estabas protegido…
René Olivares.

Él mismo.
En la situación de El Mercurio en particular, en relación al esfuerzo por sacar la ley de etiquetados de alimentos y tabacos, hubo una arremetida editorial muy fuerte. Y el periodista me preguntó en otra actividad del tema y yo le dije que la cortara, porque la ley iba a salir de todos modos. Y por eso le dije que la cortara porque yo me sentía protegido, no por Piñera, sino porque sabía que estaba haciendo lo correcto. Cuando la directora de la OMS me manda a mí, a mí, un diploma para felicitarme por la ley del tabaco, es obvio que no hay vuelta atrás.

Fue bien amenazador el tono. ¿No crees que estas salidas de madre complicaron a Piñera alguna vez?
No…el ministerio de salud es muy difícil, representa la parte más sustativa del Estado. En rigor, el aparato del Estado, el gran buque, es salud. Manejar el ministerio es muy difícil y durar cuatro años en el cargo implica harto liderazgo porque además fue sin ninguna huelga. Si me quedé se debe a que el Presidente sabía que yo estaba haciendo la tarea para la que me contrató.

Comentarios