El ex ministro Andrés Chadwick cuenta que cuando le preguntan cómo ha sido el regreso a su oficina de abogados que comparte con el jurista Luis Hermosilla, siempre explica que no ha vuelto porque nunca estuvo. Durante años fue parlamentario, ha dedicado su vida a la UDI y luego fue ministro del gobierno de Sebastián Piñera, que además es su primo. Sentado en su oficina, Chadwick dibuja unas líneas mientras explica su posición sobre el aborto y cómo la UDI debería enfrentar el nutrido debate instalado por la presidenta Bachelet después de su discurso del 21 de mayo. Critica los videos de la Reforma Tributaria del gobierno y los panfletos de sus parlamentarios que han causado risa en las redes sociales. Dice, tajante, que no es la forma. Que la UDI tiene la obligación de enfrentar las discusiones desde el razonamiento. “A mi me molesta la caricatura que hacen con la UDI, que somos talibanes, religiosos o intolerantes. Eso me molesta tanto como cuando se dice que si alguien piensa distinto en temas como el aborto, es porque desprecia la vida humana y poco menos que es un asesino”, comenta.

-Piñera ha dicho que uno de sus errores fue no haber hecho más gestión política en su primer año de gobierno. ¿Coincide con eso?
-Ese punto que expone el presidente Piñera es muy válido porque en un gobierno de cuatro años uno entiende que los tiempos políticos son mucho más reducidos. El primer año es un tiempo muy importante para efectos de producir reformas, gestionar proyectos, etc. Hay un primer año que es importante y como se ve hoy con Bachelet, ella está poniendo bastante carne a la parrilla y de manera rápida.

-Respecto a eso, ¿no tiene la impresión que en el gobierno de Bachelet hay mucho más contenido para discutir que en el de Piñera?
-No es un problema de que hoy día se estén discutiendo más contenidos que ayer. A mi juicio, el país a partir de los años 90 definió un proyecto de desarrollo donde habían opiniones diversas, matices, posiciones distintas, pero cuyas reglas de juego fundamentales eran estables y compartidas. Lo que ocurre no es que haya más contenidos que ayer, sino que se quiere cambiar las reglas del juego que lograron que el país avanzara en los últimos 25 años. Y eso además lo han acompañado de una actitud que también ha sido diferente porque no hay un valor para buscar acuerdos, diálogos, sino que implementar esa visión distinta sobre la base de que hay una mayoría parlamentaria.

-¿Y cómo se instala la derecha en ese escenario? Porque en temas valóricos parecen más una ONG antiaborto que un partido político.
-La UDI y la Alianza no tienen que tener complejos a decir No cuando no está de acuerdo con lo que se está planteando o cuando tienes una discrepancia real y profunda. Y sin ningún complejo también para buscar acuerdos si se abren espacios para ello. Creo que es la actitud que se debe tener cuando uno es oposición. Las oposiciones también deben generar propuestas y sin dejar de lado el valor de las ideas.

¿Con planfletos o sin panfletos?
-En la discusión valórica los temas son serios, profundos, influyen en las visiones de las vida de las personas. Por eso hay cosas que no te pueden pasar: que te aproximes a ellos sobre la base de creencias religiosas, porque si te aproximas así, obviamente que con eso estás permitiendo y posibilitando a que el debate sea en base a convicciones de fe o de no fe con temas que trascienden a una convicción religiosa y que tienen que ver con el bien común. Tampoco me parece que se haga sobre la base de descalificaciones o de utilizar métodos como videos o planfletos.

-Pero ustedes proyectan eso.
-Hay veces que algunos tienden a generar esos elementos que pueden producir confusión y otros que intencionalmente generan elementos que se pueden prestar para la caricatura. Porque esas son opciones personales y somos un partido político, por lo tanto nuestra exigencia es dar razones y fundamentos en virtud de lo que consideramos que es bueno para construir un bien común.

-¿Y cuál es su opinión sobre el aborto?
-Creo que el punto no es discutir sobre las formas de aborto, necesitamos una discusión previa que es en qué momento determinamos como sociedad el origen de la vida. Y para mi, para la convicción que tengo, que es del momento de la concepción, no es un problema de que esté en alguna declaración religiosa, no. En lo que yo he podido estudiar y profundizar del tema es desde ese momento en que se produce un ser que tiene toda una carga genética que lo hace único e irrepetible dentro de lo que es el género humano y que de no intervenir la acción del hombre o una acción propia de la naturaleza, ese ser tiene toda la potencialidad para que gradualmente -como ocurre en todo el desarrollo de la vida humana-, alcancé su posibilidad de nacer y de desarrollarse como ser humano. Y por lo tanto ahí digo: estamos en presencia de un ser humano. Y si estamos en presencia de un ser humano, ya no es un tema de malformaciones o de violación, es un tema del respeto que se le debe a ese ser a poder cumplir con su primer derecho que es el derecho a nacer. Ahora, lo que yo hecho de menos en la discusión es cómo se expresa una opinión que sea distinta a esta. Obviamente que hay opiniones distintas a esta y que señalan que cuando estamos en presencia de una vida humana no es del momento de la concepción sino que desde el momento de la anidación, desde el momento del establecimiento del sistema del nervioso central o ciertos desarrollos del feto. Pero es ahí donde tiene que estar el debate más de fondo.

LA NUEVA UDI

-Una de las acciones políticas de Piñera más recordadas fue el cierre del Penal Cordillera, los cómplices pasivos, etc. Ahí se entendió un mensaje claro: había una parte de la derecha que intentaba sacudirse de ese pasado. ¿Cómo cree que la UDI se puede sacudir de sus ideas históricas en temas valóricos sobre todo con la agenda que hay en el país en este momento?
-La UDI tiene que llevar la agenda valórica sin complejos, pero haciendo de sus convicciones una participación en el debate con razones fundadas en el orden natural, en las visiones de sociedad, con apoyos científicos suficientes y con respeto. Respeto a la tolerancia, a no simplificar la posición del otro. La UDI no es una ONG, es un partido político. Nosotros siempre, desde la fundación de la UDI, buscamos que nuestras convicciones respondieran a los principios del humanismo cristiano pero que nunca se nos confundiera. Somos un partido, no una capilla de un movimiento religioso. De la misma manera, como partido político, tenemos convicciones de nuestros proyectos económicos y sociales. Así como tampoco hemos querido que se nos confunda con la defensa de intereses de un determinado sector, no somos filial de una agrupación sectorial. Esto estaba en lo más profundo de nuestra fundación con Jaime Guzmán. Nos buscan caricaturizar con el tema religioso y que defendemos los intereses de los poderosos. Ni lo uno ni lo otro. Por eso es que hemos sido el partido más grande de este país.

¿Y cómo lee entonces las críticas del alcalde de La Florida Rodolfo Carter?
Cuando el alcalde de La Florida está planteando algo desde la perspectiva de la salud pública, como son los métodos de prevención de embarazo ¡pero por favor! Uno podrá discutir la estética, pero en el tema de fondo estamos totalmente de acuerdo. Y Rodolfo Carter tiene que sentirse plenamente identificado con la UDI porque tiene mucho más que un espacio. Nunca le he escuchado algo a él que vaya en contra de las convicciones de la UDI.

-El condón no debería ser el problema
-No, ¡por favor! El condón no es un problema. Es una solución sanitaria para efectos de evitar un embarazo.

EL REGRESO

-¿Está más cerca de la UDI o del presidente Piñera?
-Yo espero siempre que no existan distancias.

-Pero no fue al acto cuando Ernesto Silva asumió
-No. Tomé una opción precisamente porque creo que en la UDI hacía falta una renovación y eso debía llevar nuevos liderazgos. Y planteé que había que generar esos espacios. Y la manera de hacerlo era no estando presente en una primera línea de acción política. Y en el momento que habían dos listas, y que fueron muy considerados al invitarme, a los dos les dije que no. Hoy estoy muy comprometido a colaborar con la lista de Ernesto Silva, me invitaron a la comisión política y lo acepté y estoy feliz de participar. Y junto con eso estoy comprometido con el presidente Piñera a prestar una colaboración más directa en la creación de esta Fundación. Y ese compromiso lo estoy cumpliendo y le estoy destinando tiempo, porque lo que busca es generar un punto de participación en el debate de las ideas.

-Una plataforma política
-No necesita crear plataformas o partidos, para eso está la Alianza. Hay un hecho que es muy fuerte, a partir del año noventa los que han ejercido la presidencia siempre han tenido una opción para poder presentar sus candidaturas a la reelección. Don Patricio Aylwin no la quiso ejercer porque había una limitación por sus años. Frei fue candidato nuevamente, Lagos era lo único que quería y Bachelet presidenta reelecta. Entonces, si quien sale de ahí y más encima sale bien, ¿tiene una posibilidad de ir a una reelección? Si pues. ¿Necesita de plataformas y partidos? No.

Vea además: Diputado UDI, Felipe de Mussy y legalización de la marihuana: “A veces fumo pitos”